Guaje, la calabaza olvidada

Autor: Carlos Aldair Zárate Pérez

Jardín Botánico, Instituto de Ecología, A.C.

 

Figura 1. Calabazas (Carlos Aldair Zárate Pérez)

Figura 1. Calabazas (Carlos Aldair Zárate Pérez)

La calabaza (Lagenaria siceraria) ha tenido por mucho tiempo, interesantes usos domésticos y ha representado un beneficio económico importante para muchas familias, sin embargo, en la actualidad, tanto sus usos como sus beneficios económicos se han ido perdiendo. ¿Qué estará ocasionando esta pérdida?, ¿Existe la posibilidad de que la calabaza sea sustituida por el plástico?

Lagenaria siceraria es una cucurbitácea conocida regionalmente en México como guaje. La importancia de esta especie son sus propiedades medicinales y el uso de los frutos como recipiente y artesanía decorada. El fruto desecado es abierto para extracción de la semilla y restos de pulpa, después es usado como recipiente para el almacenamiento de agua y granos. También es empleado como instrumento musical en eventos religiosos y artesanalmente es decorado y comercializado en mercados regionales.

Los primeros pobladores trajeron consigo estas calabazas cuando migraron a América. Lagenaria siceraria es la única especie vegetal domesticada que se cultivaba en el Viejo y el Nuevo Mundo desde antes del descubrimiento de América. Esta especie es nativa de África y ya se encontraba en Asia hace unos 8 000 a 9 000 años. Por mucho tiempo se pensó que posiblemente su dispersión de África a América se había dado mediante frutos que llegaron flotando por el mar. Sin embargo, al comparar genéticamente restos arqueológicos americanos con ejemplares africanos y asiáticos se ha determinado que el origen del guaje americano es asiático.

Figura 2. Calabazas (Carlos Aldair Zárate Pérez)

Figura 2. Calabazas (Carlos Aldair Zárate Pérez)

En varios lugares del México rural aún hay artefactos empleados en la vida cotidiana que se hacen con los guajes. Con el guaje se hacen jícaras, cucharas, pipetas, coladores, etc. En algunos lugares del Norte de México se han encontrado artefactos arqueológicos similares a cucharas hechas con guaje; en excavaciones en el México central se han localizado jícaras con restos de maque, una técnica que se usó –y aún se emplea– para decoración de estos recipientes.

Las jícaras se obtienen de la parte de abajo del guaje. Algunos ejemplares del fruto son globulares en la parte baja, en la intermedia tienen una “cintura” y terminan en una parte alargada semiglobular; comúnmente a estos guajes se les corta la parte de abajo y se obtiene así una vasija que puede sostenerse fácilmente entre la palma de la mano y los dedos. La jícara se usaba en tiempos prehispánicos como vaso, y por los contextos en que se le ha localizado –templos, pintura mural, códices, etc.– puede afirmarse que las jícaras decoradas se usaban en rituales efectuados en espacios sagrados. Con base en la amplia iconografía en la que aparece este objeto, puede afirmarse que su uso era generalizado y no restringido a ámbitos particulares.

En México, la palabra jícara, que es un nahuatlismo y viene de xicalli, es utilizada en el sentido de vaso o recipiente. En tiempos prehispánicos, la jícara fue usada también como medida; en los códices se ven jícaras con polvo de oro o de pigmentos junto con los numerales que designan la cantidad que debería ser entregada como tributo al imperio mexica. Como medida la jícara se usó hasta tiempos coloniales.

Hace décadas, para mantener el agua fresca durante la toda la jornada laboral, los campesinos transportaban el agua en guajes. Con la llegada de las botellas de plástico las calabazas fueron sustituidas y su empleo fue cada vez menor a tal grado que este cultivo dejo de ser importante en varias regiones del país.

En la actualidad esmnecesario encontrar una alternativa que permita reducir el uso de plásticos de manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, el fruto de la especie Lagenaria siceraria es una opción para reducir el impacto ambiental provocado por el uso de las botellas plásticas, por lo tanto, realizar acciones para fomentar el cultivo de los guajes puede ser una estrategia con la que se podría reducir el uso de plástico en zonas rurales y urbanas.

Figura 3. Calabaza (Carlos Aldir Zárate Pérez)

Figura 3. Calabaza (Carlos Aldair Zárate Pérez)

Referencias
Vela, E. 2010. El Calabazo y la Calabaza. Arqueologia mexicana. 36. 14- 22.
Chimonyo, V.G.P., and A.T. Modi. 2013. Seed performance of selected bottle gourd (Lagenaria siceraria (Molina) Standl.). Am. J. Exp. Agric. 3:740-766. doi:10.9734/ajea/2013/4114
Guzmán-Hernández, E.A., D. Segura-Cobos, and P. López-Sánchez. 2016. Plants present in Mexico with studies in metabolic syndrome. J. Med. Plants Stud. 4:95-103.
Miguel, A., J.V. Maroto, A. San-Bautista, C. Baixauli, V. Cebolla, B Pascual, S. López, and J.L. Guardiola. 2004. The grafting of triploid watermelon is an advantageous alternative to soil fumigation. Sci. Hort. 103:9-17. doi:10.1016/j. scienta.2004.04.007
Teppner, H. 2004. Notes on Lagenaria and Cucurbita (Cucurbitaceae) – Review and new contributions. Phyton (Horn.) 44:245- 308.