Reino Unido. 27 de abril del 2020.-Recuperado tras su convalecencia, el primer ministro británico Boris Johnson retomó este lunes las riendas del gobierno y de la controvertida gestión de la pandemia de coronavirus (COVID-19), afirmando que el país empezó a invertir la tendencia pero debe seguir adelante con el confinamiento.

Un poco más delgado, Johnson hizo su primera aparición pública desde que salió del hospital del 12 de abril ante las cámaras situadas frente a la puerta de Downing Street.

“Gracias a nuestra determinación nacional colectiva (…) hemos empezado a invertir la tendencia… Creo que llegamos ahora al final de la primera fase de este conflicto y estamos cerca del éxito”, agregó.

Sin embargo, advirtió del riesgo de un segundo pico de la epidemia si las medidas se relajan demasiado pronto y llamó al país a contener la impaciencia.

De momento, afirmó, no está en condiciones de precisar cuándo se levantarán las medidas de confinamiento impuestas el 23 de marzo y prolongadas al menos hasta el 7 de mayo.

Johnson estuvo diez días aislado en su apartamento de Downing Street antes de ser ingresado en un hospital londinense, incluido un complicado paso por cuidados intensivos, y después permaneció convaleciente durante dos semanas en su residencia de campo.

La cifra de muertos en Reino Unido por COVID-19 disminuye
Con 21 mil 92 fallecimientos registrados en hospitales, el Reino Unido se encuentra entre los países europeos más afectados. El balance es mayor si se suman las muertes en las residencias de ancianos que ascienden a miles según representantes del sector.

Sin embargo, en las últimas 24 horas se registraron solo 360 muertes en hospitales, anunció el ministro de Sanidad Matt Hancock en la rueda de prensa diaria. Y aunque los números suelen ser más bajos los lunes debido a retrasos en los registros del fin de semana, este es el menor balance registrado desde marzo.

Hancock anunció por otra parte que las familias del personal sanitario fallecido en su lucha contra el virus recibirán una compensación de 60 mil libras (alrededor de 75 mil dólares.