Por El Tlacuilo

 

Queremos la neta

Las autoridades deben andarse con pies de plomo ante la tragedia, insistimos que esto sucede ante una sociedad mucho más informada de manera autónoma. Mientras que en el 85 tuvimos tomas de los noticieros de algunos edificios derrumbados, ahora gracias a los videos de la gente los vimos caer. Por eso y mucho más las autoridades no deben ocultar información y lo están haciendo.

No caben complicidades como la del invento de la niña Frida Sofía, aguas, porque el presidente Peña Nieto ha ganado terreno de popularidad y un mal manejo de su gente se lo puede echar abajo.

La amiga imaginaria de Televisa

El show mediático que montó Televisa con una niña imaginaria llamada Frida Sofía se fue desdibujando. Por principio de cuentas se excedieron en los tiempos de trasmisión y los televidentes empezaron a pedirles que cubriera otros puntos. Otro golpe fue la aclaración de las autoridades escolares que de que no había ninguna una niña en el plantel de ese nombre que no hubiera sido localizada, otra fue la ausencia de los padres y la estocada final la dio el Subsecretario de Marina quién confirmó que nunca existió una niña con el nombre “Frida Sofía” ¡Se vale sobar!

Con la casa ardiendo

¿El Tigrito Azcárraga irá a dar algunos zarpazos entre su gente por el caso Frida Sofía? Si no lo hace se le verá como cómplice del montaje. Lo cierto es que la hebra más delgada del hilo es la reportera Danielle Ithurbide, quién ya puede ir buscando otra profesión. Pero los que han tirado los guamazaos son tanto Loret de Mola, quién exigió al gobierno federal explicar el cambio en la versión de sobrevivientes del Colegio Rébsamen, como Denisse Maerker que acusó al gobierno de Peña Nieto afirmando: “Lo que no se puede decir es que nosotros inventamos, si lo inventaron, fueron ellos”, mientras que jura la conductora que todo lo que manejaron del caso vino de la información proporcionada por la Marina… ¡Esto no terminará aquí!

Río revuelto en Televicia

Algo está sucediendo en Televisa, se nota una fractura, pero aún no se define entre quienes, si entre el Tigrito y su equipo de reporteros, a quienes incluso les llevó a López Dóriga para “echarles la mano”, lo que ocasionó (se notaba) la molestia de los actuales lectores de noticias. O quizás el rompimiento sea entre el gobierno federal y la empresa de las estrellas, agrupación a quien últimamente se le ha visto irle abriendo cancha a Andrés Manuel López Obrador ¡Esto está de telenovela… de Televisa!

¡Que llamen a la astrologa!

Otro agravante del caso Frida es que Televisa se llevó entre las patas a Aurelio Nuño, quién no supo “ler” a tiempo el engaño y prácticamente acampó en las ruinas de la escuela Rébsamen. Ahora no faltan versiones que afirman que se trató de una jugada del aspirante a la presidencia para jalar reflectores y presionar el dedazo a su favor, pero que obvio, le salió mal.

De aquí en adelante el Secretario de Educación Pública no verá lo duro sino lo tupido, porque en las guerras políticas de esas dimensiones no existe compasión, y seguramente los demás competidores rumbo a los Pinos aprovecharan el magno resbalón para tratar de dejarlo fuera.

No lo ayuden compadres

Insistimos, lo que menos necesita el presidente de la república en estos momentos son este tipo de traspiés, pues la tragedia no deja de ser una oportunidad de validarse ante los mexicanos. Peña Nieto ha operado la situación muy bien. Si de por si la gente ya no lo veía con tanto resentimiento como sucedía al principio de su gobierno, estos sucesos le han ido creando una mejor imagen. Tanto trabajarla para que se lo echen a perder pos´ no, segurito se les va a aparecer el fantasma de Frida a los involucrados.