Estados Unidos. 19 de noviembre del 2020.- El proyectado presidente de Estados Unidos, Joe Biden continúa con su proyecto de transición con tres latinos en el equipo de la Casa Blanca.

Esta semana anunció el nombramiento de varios de los miembros de su equipo de trabajo, entre los que destacan varios latinos con experiencia en administraciones anteriores: Anthony Bernal, Julissa Reynoso y Julie Chávez Rodríguez.

Chávez, nieta del histórico líder de los derechos civiles César Chávez, ocupará el cargo de directora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca.

Por su parte, Reynoso y Bernal trabajarán para la futura primera dama, Jill Biden.

20% de representación hispana
La coalición de 42 organizaciones Agenda Nacional de Liderazgo Hispano pidió desde principios de noviembre una representación de por lo menos un 20%, en la administración, para así reflejar la importancia del voto hispano en el país.

El exsecretario del interior Ken Salazar aseguró a la Voz de América que Biden “es un hombre de corazón latino”.

“Hemos hablado mucho de que había 60 millones de las personas aquí en los Estados Unidos que son de descendencia latina y tenemos nosotros una gran parte en la economía y en el futuro de esta nación”, explicó Salazar al rememorar sus conversaciones con Biden.

Salazar trabajó con Julie Chávez Rodríguez, quien fue subsecretaria de prensa del Departamento del Interior.

Latinoamérica no será “prioridad”
Latinoamérica no tendrá un lugar prioritario en la agenda de política exterior de Joe Biden.

Daniel Zovatto, politólogo y jurista argentino, especializado en democratización, elecciones y gobernabilidad, examinó la eventual relación de Biden con la región latinoamericana durante su ponencia en el foro “¿Qué esperas el mundo del presidente electo Joe Biden?”, transmitido el martes por el Wilson Center.

Según Zovatto, la mayoría de los gobiernos latinoamericanos observan la victoria de Biden con “un optimismo moderado” debido al conocimiento previo que tanto la región como el presidente electo tienen de cada uno.

“Biden conoce muy bien a la región y le importa. Por el otro lado, la región lo conoce bien. Por supuesto, Latinoamérica no será una prioridad para Biden. Tendrá que prestar mucha atención a asuntos domésticos”, advirtió