Ciudad de México, 2 de octubre.-

En medio de las pérdidas y la tristeza que ha dejado el sismo del 19 de septiembre, Carlota Barroso encontró en los escombros de una tintorería lo que ella misma define como “el recuerdo del mejor día de tu vida”. Un vestido de novia, casi intacto, que quizá fue utilizado por su propietaria durante la ceremonia de su enlace matrimonial.

La mujer sabe el valor sentimental que tiene esa prenda, por lo que emprendió una búsqueda en redes sociales para dar con su dueña.

Lo encontré en un derrumbe después del temblor. Una vez que terminaron los trabajos, quedaron algunas pertenencias, que nos dimos a la tarea de recoger para dejarlas en un lugar seguro y tratar de devolverlas”, dijo.

El vestido venía envuelto en una bolsa de alto vacío, pero ésta estaba rota.

En el cruce de avenida Emiliano Zapata y Prolongación Petén, delegación Benito Juárez, fue donde Carlota también rescató otras prendas de vestir que poco a poco ha ido entregando a sus propietarios.

Sin embargo, este vestido destaca por lo significativo, sus telas finas, y sin duda, se observa que pertenece a una mujer joven y delgada que desearía recuperarlo; debe ofrecer pruebas como los datos que lleva la etiqueta del mismo como la talla y una fecha; para ello, puede contactar al correo electrónico: cablf@hotmail.com

“Las mujeres que hemos usado uno, sabemos lo valioso que es para nosotras y sabemos lo doloroso que sería perderlo o deshacernos de él. Yo usé uno y aun cuando ya no tenía un significado en mi vida, para deshacerme de él, tuve que encontrar algo significativo”, expone la mujer que de profesión abogada.

Pero en caso de que la dueña no aparezca o no llegue, Carlota asegura: “Híjole, moriré de tristeza y no sé qué hacer, porque no es un bien del que pueda disponer, aunque es un bien que encontré en la calle tirado, esto tiene un dueño, espero que aparezca y si no tendré que ponerlo a disposición de las autoridades”.

La propietaria de la tintorería ya se ha comunicado con Carlota y pidió que sea ella la responsable de buscar a la novia de este vestido, que sin duda, en medio de la tragedia, llenará de alegría el corazón.