Ciudad de México, 1 de febrero.- El gobierno federal ejercerá 3 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para que el Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) repare la torre de la estación repetidora del Sistema de Alerta Sísmica de Oaxaca, ubicada en la localidad de San Antonio Cuajimoloyas, que cayó a causa del mal tiempo y que ha provocado que 14 de los 37 sensores con los que se cuentan en aquella entidad no puedan transmitir.

En entrevista, Juan Manuel Espinosa, director general del CIRES, comentó que una vez que se cuenten con los recursos, transcurrirán más de 15 días para que el servicio de alertamiento quede restablecido en su totalidad y puedan ser emitidas las señales cuando se registre un sismo con epicentro en la zona del Istmo, lugar en donde se generó el temblor del 7 de septiembre del año pasado con magnitud 8.2 y que a la fecha ha tenido más de 17 mil réplicas.

Tenemos que ir a ese lugar y restaurar torres y esto se puede llevar casi tres semanas de trabajo en campo y es necesario que esas instalaciones operen para que los sensores que están detectando sismos cuando transmitan, lleguen sus mensajes hasta lugares en donde puedan ser usados, entonces sí hay un colapso delicado”, explicó el director general CIRES.

Espinosa Aranda comentó que este miércoles conversó con el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, y con el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, a quienes les manifestó la urgencia de que sean liquidados los 24 millones de pesos que se adeudan desde la administración de Gabino Cué, porque el CIRES, que es una asociación civil, padece de solvencia económica para su operación.

Además, dijo, se habló sobre la necesidad de formalizar el contrato de prestación de servicio para este año para dar mantenimiento a los equipos los cuales desde hace 14 meses no han sido revisados o en su caso reparados debido a que en 2017 no se firmó ningún convenio con el gobierno estatal.

El sistema sí se requiere. Los sismos son una amenaza natural que no podemos gobernar, tenemos resultados que abonan a que esto se restablezca pronto y yo pienso que lo que paso ahora con esta incidente de la naturaleza por mal tiempo nos focaliza a que este se repare, pero también lo administrativo se ordene para que los otros estados que tienen necesidad de este sistema vean la manera de contribuir a su operación”, señaló.

Por su parte el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, aseguró que la población puede tener la plena certeza que en tanto se corrige el problema en caso de detectase algún sismo se avisará oportunamente a través de los medios con los que se cuentan, entre ellos la aplicación 911 CDMX.

Los trabajos han iniciado, hay que restablecer la funcionalidad de eta antena en Cuajimoloyas y por lo pronto, explicarle a la ciudadanía que si tuviéramos un sismo; si ese fuera el caso, pues tenemos las antenas que siguen de Oaxaca, es decir, las que continúan hacia Puebla y las zonas aledañas a la Ciudad de México que serían las que sí se activarían. Claro que tendríamos un lapso menor, esta es la consecuencia”, explicó.

El Centro de Instrumentación y Registro Sísmico inició operaciones un año después del terremoto de 1985, su función es la de ayudar a mitigar los daños que se generen por movimientos telúricos a través del Sistema de Alerta Sísmica.

Actualmente cuentan con sensores sísmicos instalados a lo largo de la costa de Guerrero, en Oaxaca, Puebla, Colima y Morelos. En lo que respecta a la capital este año el gobierno pagará 35 millones de pesos para contar con el servicio de alertamiento.

Agencia