Por fin Manzanito Sol cumplió su sueño de pasar de ser un eterno empleado de periódicos y “maistro” de prepa´ a un editor reputado. Claro, tuvo que llegar el recurso público del Ayuntamiento de Xalapa para financiarse su egolatría.

En una actitud por demás chusca, el Ayuntamiento de la Capital de Veracruz decidió producir su propio periódico, para que florezcan en él las autoalabanzas y lisonjas personales.

El boyante editor se deja guiar por su asesor estrella Alberto “Burrismendi”.

¡Dicen que la tinta huele a petate quemado! Sabrá Dios por qué.

El chico maravilla

¿Quién es Alberto Arismendi? Por principio de cuentas es el director editorial del periódico financiado por el ayuntamiento de Xalapa encaminado a que florezcan solamente las buenas noticias de Hipólito Rodríguez y chilangos que lo acompañan.

Durante su vida laboral trabajó en la Universidad Veracruzana, de ahí lo jaló el director de una revista para ser su talachero. Fue empleado de Oscar Rodríguez en la estación de TV; iniciador del proyecto del diario AZ. En todas sus chambas su enfermedad de neurosis truncó su progreso.

Después estuvo autoexiliado en Papantla haciendo un panfleto de fotocopias. Su más reciente chamba fue elaborando boletines en la pasada Legislatura local.

Ahora es el cerebro detrás de Manzanito Sol, desde donde le sopla las ideas.

En Conde Contar

Siguiendo con chismes de Morenos: Ahora resulta (según dijo el Cuícaras Jiménez) que el litro de leche caducada que se distribuyó en Zongólica y se retuvo en Minatitlán, fue comprada al proveedor con un sobreprecio, cercano a los cuatro pesos sobre el precio de menudeo en el mercado.

Si tomamos en cuenta que se adquirieron 296 mil 500 litros, alguien hizo un jugoso negocio, deduce el Cuícaras. Si así fuera, el business ya se le anda agriando al ganón, debido al escándalo de las leches caducas ¡Que mala suerte!

¡Se quema la leche!

Pues el tema ese de la leche caducada seguía subiendo, estaba a punto de derramarse y quemarse; y ya ve usted el trabajo que cuesta luego quitarle las manchas a la estufa.

Era el tiempo indicado de sacar nuevamente el arma secreta, la caja china perfecta, el distractor número uno de este duenio: ¡Atrapar y meter a la cárcel a un grupo de ex duartista! Esta vez les tocó al exdirector de la Fuerza Civil, Roberto González Meza, al relevo de Bermúdez en la SSP, José Nabor Nava Olguín, y a un nutrido grupo de policías.

Campaña turgruesa

Mientras tanto, la ex Morena y flamante precandidata de Chente Benítez a la gubernatura, July Gonzales Sheridan, demostró que no es necesario hacer campaña, ni recorrer el estado y mucho menos realizar propuestas. Si se desea notoriedad se puede hacer a través del escándalo, eso es suficiente ruido para ocupar un espacio en los noticieros y periódicos.

Su primer acto de precampaña fue denunciar la manera en la que Morena ordeña las nóminas de los diputados y funcionarios que logran los cargos respaldados por ese partido ¡Bravo!

Balconazo al Cuícaras

“En MORENA sí roban, sí mienten y sí traicionan”, dijo la candidata Sheridan, se trata del burro hablando de orejas.

También descalificó como precandidato a Cuitláhuac García “El Cuícaras”. Dijo que lo único que ha hecho en México es vivir la vida loca, ir de pachanga en pachanga y faltar a las Sesiones. Afirma que debería darle vergüenza ser candidato a pesar de ese historial.

Que le dé chance, es que aquí en Xalapa, como buen soltero maduro, Cuitláhuac vivía regañado por sus papás. Es natural que allá en la capirucha el chamaco se destrampe.