Almolonga, Mpio. de Alto Lucero, Ver., 26 de febrero.- Con un chapuzón en la fuente principal de esta población, concluyeron este lunes los cuatro días de fiesta del carnaval afromestizo de Almolonga, cuyos orígenes se remontan a más de cien años y están ligados a la ex hacienda azucarera del mismo nombre.

Hombres, mujeres y niños, volvieron a portar con orgullo su traje tradicional de vistosos colores, botas con cascabeles, elaboradas en Naolinco, y principalmente su máscara de toro, elaborada en madera, con cuernos reales, y un colorido penacho elaborado a base de papel y diamantina.

El toro es la figura principal de esta festividad, ya que el ganado bovino fue durante muchos años la principal fuente económica para la población de la región, de allí que este carnaval se considere una fiesta de la carne, en relación a la res, con una connotación totalmente diferente a la del carnaval de Veracruz.

Este lunes de cierre del carnaval se realizó una especie de ritual de apareamiento, entre una vaca y un toro, donde los disfrazados danzan y portan una vaquita de madera, adornada con flor de bugambilia, y simulan un ritual de apareamiento que culmina en la fuente principal del pueblo, al que están invitados todos los presentes.

Llama la atención que son numerosos los niños que portan el traje de toro con gran orgullo y con una máscara con los mismos detalles y materiales que los propios adultos, y para los padres es motivo de orgullo y de gusto por preservar las tradiciones de Almolonga.

Julio Sosa, integrante del comité organizador de las fiestas carnestolendas, relata que este carnaval es uno de los ocho de tipo afro mestizo que se realizan en los municipios de Actopan, Alto Lucero y Naolinco.

“Nuestro carnaval tiene más de 100 años de realizarse, es uno de los más importantes de Veracruz, es referente del carnaval de Coyolillo, comunidad que surge de Almolonga donde los esclavos fueron traídos de África a trabajar en el ingenio azucarero”.