Si alguien fue uno de los políticos jóvenes más cercano a Javier Duarte fue Ricardo García Escalante; los cisañosos incluso lo tachaban de ser “su novio”; afirmación absurda porque Ricardo es muy machín y la supuesta homosexualidad de Duarte fue uno de los mitos más recurrentes para desgastarlo; pues aunque presumamos de mentalidad abierta, en nuestra sociedad la homosexualidad aún sigue siendo objeto de repudio, o por lo menos de burla. Sin embargo la insidia del comentario que circuló durante mucho tiempo denotaba la estrecha cercanía entre los dos personajes.

Hoy Ricardo García Escalante es cercano a los nuevos poderosos, muy muy cercano; y ninguno de los integrantes de la trinidad lo ha acusado de estar contaminado de Duarte.

DE TODO HAY EN LA VIÑA DEL SEÑOR

García Escalante no es el único de los personajes que fueron cercanos a Javier Duarte y que hoy están incrustados en el círculo de poder en turno. En el Congreso están arropados en el regazo azul personajes como Chelí Enríquez Ambell, de quien circula un chiste, que dice que en alguna visita del gobernador al Congreso, Ambell fue tan servil que alguien le recriminó: “¡Nada más falta que le beses los pies!”; a lo que el suplente de Buganza respondió: “¡Pues porque no me lo ha pedido!”.

Bueno, la verdad que esta versión del chiste es la apta para toda la familia.

DE LA BANCA ROJA A LA AZUL

¿Cuántos son los diputados priistas-duartistas que se han pasado a las filas de la Bancada del PAN? y por ese solo hecho han sido purificados.

Si no nos falla la memoria está la reina del sur de Veracruz, Regina Vásquez; el “tacita de café”, Babasilio Picazo.

Muchos otros, no es que no sean aceptados en las filas azules, es simplemente que aún les queda una dosis de congruencia y no han cedido ni a las presiones ni a las voces al oído para cambiarse de bancada; aunque muchos en los hechos sirven ya al PAN.

BICOLORES

En la alcaldía de Fortín Antonio Mansur Oviedo llegó a la alcaldía abanderado por el PAN, Toñito pertenece a una de las familias más cercanas a Javier Duarte.

Señalar esta doble moral de “calificación” no es con la intención de estigmatizar a quienes fueron funcionarios con Duarte (que son muchos) el objetivo es resaltar que cuando -desde el actual poder- se descalifica a alguien por su cercanía con el ex mandatario, solamente obedece a una estrategia de mercadotecnia, porque en la práctica cuando un ex duartista es útil al actual sistema, lo integran sin siquiera darle un baño con agua bendita.

Ahí tenemos en Sedecop al ex alcalde de Perote, Paul Martínez Marie, quien está etiquetado en el organigrama como subsecretario, pero que ya en la práctica todos lo conocen como “el asistente de Alejandro Zairick”… ¡Qué pena ajena!

FRANCAMENTE

El mismo Secretario de Gobierno, Rogelio Franco fue un líder de “oposición” a modo para el gobierno duartista, es más, dicen que era y sigue siendo amigo cercano de Erick Lagos, compañeros de Facultad y de bohemia. A tal grado es la cercanía que muchos de los que trabajaron en Segob con Lagos, siguen trabajando actualmente para Franco. Incluso se rumora que Lagos es su asesor estrella y que por eso no lo han tocado ni con el pétalo de un comentario.

Insistimos, el mito de los contagiados de Duarte es solamente una estrategia para descalificar a quienes les resultan incomodos.

NI TAN TAN, NI MUY MUY

Javier Duarte no es el demonio que dicen; no es el Aburto del robo, pues así como no es creíble que Aburto haya sido el asesino solitario; tampoco es factible que Duarte haya sido el ladrón solitario; del dinero desviado muchos recibieron beneficios. Se dice que de ese dinero Duarte pagó muchas campañas proselitistas, y no solamente de su Partido, de todos los colores.

Es verdad que Duarte fue un mal gobernante, pero no lo hizo él solo, lo “ayudaron” muchos.

Participaron en el reparto, integrantes de todos los Partidos Políticos y de todas las corrientes, son los mismos que hoy lo niegan tres veces, y hasta cuatro. La estrategia fue exitosa, usando a Duarte se puede descalificar hasta al Santo Papa, lo único que se requiere es encontrarle una foto acompañandolo.