A cuatro días que inicien las campañas electorales oficiales para llegar a ocupar la Presidencia de la República, la situación tanto del proceso electoral, como de la corrupción a nivel nacional ha cambiado, principalmente en el aspecto de la corrupción, pues en éste cada día que pasa lamentablemente va en aumento.

En cuanto a cómo se va desarrollando el proceso, éste se encuentra en lo que las autoridades electorales consideran la primera etapa o sea de “preparación”, pues la segunda y por razones obvias la más importante, es “la jornada electoral”, que aún está sin iniciar. Y la tercera, llamada de “resultados” qué debido a la gran cantidad de irregularidades o trampas, como usted les quiera llamar estimado lector, pero que generalmente son lo mismo, que se presentarán, seguramente será la más complicada de finiquitar con transparencia, en tiempo y forma.

Por lo que corresponde al lastre de corrupción que los partidos políticos -todos- se han encargado de crear y fomentar en perjuicio de nuestra saqueada Nación. Según los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), durante el pasado año 2017 nos costó a todos los mexicanos nada más y nada menos que: 7 mil 218 millones ($ 7 000 218,000.00) de devaluados pesos.
Como se aprecia el panorama político-electoral para el país o sea todos los mexicanos y los candidatos a la presidencia no es nada halagador. Pues independientemente de quien vaya en primer lugar en cuanto a la preferencia del electorado en estos momentos, así como en segundo, tercero o cuarto. En términos reales nadie puede decir que la tiene ganada, pues durante estos tres meses pueden suceder muchas cosas que cambien las posiciones actuales en cuanto a los candidatos o las mantengan igual.

Por eso las entrevistas televisivas a dos de los aspirantes, independientemente del por qué solamente a esos dos, lo ahí manifestado puede tener una importante influencia en el futuro de los resultados del proceso electoral. Pues refiriéndonos solamente a uno de los temas abordados por los entrevistadores, el controvertido asunto de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), ha tenido como consecuencia una gran polémica nacional, en la que ya tomaron partido abiertamente dos de los candidatos, Meade y Anaya a favor. Y López Obrador siempre en contra. Posiciones entendibles desde el punto de vista político, principalmente en el caso de Meade Kuribreña y en el de López Obrador, por estar en contra de la no transparencia en las obras y acciones llevadas a cabo por las autoridades gubernamentales. Situación que parece se puede llegar a concretar en el caso del NAICM, por el rumor que corre ya en el medio político nacional en el sentido de que la Auditoria Superior de la Federación (ASF), todo indica ha detectado irregularidades en el desarrollo de esta magna obra. Rumor qué de pasar a convertirse en verdad, cambiaría la posición de los contendientes y también al mismo tiempo definiría el resultado del proceso.

Lamentablemente en estas condiciones iniciarán las campañas electorales para alcanzar la Presidencia de nuestro saqueado país. Usted que OPINA estimado lector. noti-sigloxxi@hotmail.com