Nogales, Ver., 3 de abril.- Salieron de Medias Aguas, eran más de 600 trepados en “La Bestia”. Una parte eran de los que iban en el Viacrucis del Migrante, otros, de los que van en el tránsito regular. Pero al llegar a Orizaba a eso de las 4:00 de la madrugada de este martes, el Instituto Nacional de Migración (INM), los bajó y aseguró a unos cien de ellos.

Al resto los tuvieron que dejar ir porque no se daban abasto a detener a tantos. La mayoría siguió a pie por las vías del tren, y se fueron encontrando en un predio junto a la vía del ferrocarril en la congregación El Encinar, en este municipio, donde se quedaron a descansar.

Esta mañana, los vecinos amanecieron con la sorpresa que el “campito” estaba lleno de migrantes, unos 300, así que dieron aviso a su agente municipal, Aurelio Vásquez, quien habló con los migrantes, conoció su historia y se fue a buscarles algo de comida que les llevó en una camioneta, tacos de arroz fueron repartidos a una mayoría. Mientras otras organizaciones, iglesia y vecinos también les llevaron agua y otros alimentos.

Un grupito se acercó con el Agente Municipal, para pedirle, “por favor ayúdenos a salir de aquí, queremos que nos saquen de aquí, ayúdenos con eso, porque nos han dicho que Veracruz es muy peligroso”.

El problema es que desde la madrugada, no pasa ni un tren, explicó Juan, Guatemalteco que iba en el Viacrucis del Migrante, la libro en la redada de Orizaba, y llegó hasta El Encinar. “no hay tráfico de trenes porque dicen que más arriba por Puebla hubo un accidente o algo de un robo, no tenemos cómo irnos, porque no hay tren”, explicó

“En Orizaba los bajaron por la fuerza, unos ya mero se caían, otros les pegaban, un montón de cosas les hicieron ahí, nosotros les explicamos que venimos en la Caravana y nos dejaron bajar, pero si detuvieron muchos. Hemos caminado por Tapachula, y tenemos que caminar a llegar a los puntos que nos dijeron, y llegar hasta Tijuana en la frontera”, explicó.

Juan dice que desde el 25 de marzo se sumó con la Caravana o Viacrucis del Migrante, y explicó que en Matías Romero, Oaxaca ya eran casi 2 mil, por lo que uno de los organizadores, Irineo Mújica, les dijo que iban a tener que seguir el camino en grupos, porque además no había transporte para todos. De manera que un grupo grande se fue a tomar a La Bestia con rumbo a Medias Aguas, donde fueron detenidos por el Instituto Nacional de Migración, ahí les dijeron que tenían 48 horas para salir de Veracruz.

Periodista independiente que viajaba con caravana también quedó varado

Los que tenían familia se quedaron en Matías Romero, el resto se siguieron trepados en La Bestia, “eran alrededor de diez y 11 furgones llenos de personas, yo creo eran entre 650 y 700 personas”, platicó el periodista independiente Pablo Alison, quien llegó con el grupo que quedó varado en El Encinar, y quien de hecho, perdió su teléfono celular en la redada.

Por el poco tráfico de trenes que se registra, hasta las 6 de la mañana del lunes pudieron salir, horas y horas de viaje, hasta que en la madrugada de este martes llegaron a Orizaba, y a la altura de la colonia Librado Rivera se toparon con la redada.

Hombres casi todos, viajan ligeros, solo con una mochila en la espalda y gorra. Esperan que otro tren pase y puedan abordarlo, aunque ya le dijeron que ahí en esa zona de El Encinar será difícil, porque “el tren paso muy rápido, casi no se detiene”.

 

Tratan de rescatar a los detenidos en redada de Orizaba

Por su parte, Gina Garibos, quien forma parte de la caravana, explicó vía telefónica, que están buscando no sean deportados aquellos eran parte de la caravana y fueron detenidos en la redada de Orizaba, “son como 20 que estaban con la caravana y fueron detenidos, no han sido deportados, pero los agarraron y estamos buscando eso porque son personas que traen una lucha”, no son migrantes convencionales”, explicó.

Aseguró que el gobierno mexicano ha atendido a la Caravana con medidas de carácter humanitario, y en el caso de los varados en Matías Romero, explicó que el gobierno de México les ha ofrecido regularizar su estadía en el país y a otros para que tengan libre tránsito, esto ocurre cuando Donald Trump exigió a México detener a los migrantes provenientes de Honduras, es decir a los de la caravana.