Para las nuevas generaciones el nombre de Rafael Hernández Villalpando no les dice nada. Les pasamos unos datos que conoce cualquier ciudadano xalapeño de la tercera edad, pero que quizás no sepan los chavos: Electoralmente Villalpando ganó representando al PRD antiguo. Fue una elección en donde toda la maquinaria del poder en turno estaba en su contra, y en favor de la señora Charo Piña, del PRI, comadre del entonces dirigente estatal.

Eran los tiempos en que el CDE del PRI estaba a cargo de Yunes Linares y su slogan era “¡va derecho!”… pero le fue muy chueco.

PERSONAJAZO

Siendo alcalde, Villalpando creció en aceptación popular, tuvo un importante control en las Colonias populares y mantuvo una actitud de confrontación con el gobierno estatal de aquellos tiempos, a tal grado que mandó tirar unas camionetas de basura a los pasillos de afuera del Palacio de Gobierno.

Incluso hacía su propia “pachanga” de Grito de Independencia.

Su acelere le costó un desgaste innecesario y el desafuero. Para colmo de males le heredó la silla a su compadre; quien más tardó en depositar sus rechonchas posaderas en ella, que en traicionarlo.

Así fue que cavó su tumba Villalpando, pero hoy, ya no está muerto… el Mesías lo ha resucitado.

MASTER

Usted dirá ¿Que aportación pudo haberle hecho Rafael Hernández Villalpando al Partido de Morena…? ¡Pues una muy importante! Ya que Villalpando fue pionero -y seguramente ejemplo a seguir- en el tema de “succionar” presupuesto público para darlo a un Partido Político.

En aquel entonces -siendo alcalde- se comentaba que del Palacio Municipal salían con frecuencia cajas repletas de dinero para dárselas a Dante Delgado; quien en esos momentos iniciaba a conformar y dar impulso al Partido Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano.

Comenta su sucesor del trono municipal Reygau, que al terminar su gobierno, Villalpando estaba tan desgastado y perseguido por la justicia, que tuvo que sacarlo de Xalapa escondido en la cajuela de su automóvil Impala.

DE REELECCIONES

Es falso que los actuales diputados locales quieran reelegirse sin dejar el cargo, la realidad es que buscan la reelección vacacionando y presentándose solamente a cobrar sus abultadas quincenas. Si usted da una vuelta por el congreso local, verá que está más desierto que el Sahara. Se presentan a laborar apenas unos cuantos diputados; ellos continúan con sus labores, los otros andan ¡chulos veraneando!

Entre los ausentes está “Sergio el Bailador”, que más que al trabajo realizado para su reelección, le apuesta a los “juegos del hambre” que lleva a cabo por medio de sus Casas de Campaña, en donde a través de dádivas compra voluntades.

No será difícil para sus opositores sacarlo del Congreso, pues la gente ya no es tan ingenua, saben bien que pasando las campañas les cerrará la llave aunque gane, pues carácter “dadivoso” es solamente electoral.

SIN REPRESENTANTES

Quizás porque los diputados andan de vacaciones es que ni los legisladores locales ni los federales emitieron un pronunciamiento con respecto a la lamentable muerte de seis policías debido a la pésima estrategia en un intento por trasladar a cuatro reos de alta peligrosidad. Sería lógico que los diputados exigieran la destitución del director del Penal de la Toma, o la renuncia de alguno de los responsables de la Seguridad Pública de la más alta cúpula del estado. Sin embargo la oposición del Congreso veracruzanos duerme el sueño de los justos ¿Será por exceso de flojera o de maíz?? El caso es que algo les está impidiendo realizar un trabajo digno y acorde con el momento histórico que les está tocando vivir.

VAN POR MÁS

A pesar de su bajo desempeño los diputados locales quieren reelegirse; son pocos los que merecen conservar la representación popular; la enorme mayoría han sido negligentes en su desempeño; incluso han permitido que personal administrativo de mediano pelo como el secretario JJ Rivera; o de nulo pelo como el tesorero Carlos Fuentes, tengan mayor autoridad que ellos; ambos personajes mencionados están convertidos en “vicepresidentes plenipotenciarios de la Jucopo”; operan en exclusiva para el PAN-PRD y sobre todo para Sergio el Bailador. Son un dolor de… muelas para la oposición; sin embargo a nadie de los diputados antagónicos se les ha ocurrido pedir sus renuncias. Y mire usted que amerita.