La mayoría de nosotros ha escuchado hablar del cómputo en la nube, el cual es el suministro de servicios tecnológicos como: servidores, análisis integrales, administración de redes, bases de datos, almacenamiento de información y software a través de sistemas en internet. Entre de estos servicios a nivel de usuario, se encuentran el almacenamiento de archivos en la nube como Dropbox, Google Drive y Microsoft One Drive, por mencionar algunos.

En este sentido Mark Hurd, CEO mundial de Oracle, señala que “la nube será el fenómeno que rija la evolución de la tecnología durante los próximos años y, con miras hacia el 2025”. Por su parte, Al Sadowski, vicepresidente de investigación, 451 Research, comentó: “El éxito de la economía digital actual depende de un nuevo enfoque de la TI que se centre en una entrega más rápida de servicios y una integración más estrecha con tecnologías de nube heterogéneas”.

Tendencias

Entre las tendencias para el alojamiento de las aplicaciones en la nube se encuentran los “contenedores”. El funcionamiento de un contenedor es similar al de una máquina virtual, con la diferencia de que se pueden aprovechar más los recursos del centro de datos, de tal modo que las aplicaciones obtengan un rendimiento comparado con una implementación en una máquina virtual.

Al respecto la empresa Cisco cuenta con una amplia experiencia en el uso de contenedores. Recientemente, a raíz de la adquisición de ContainerX por parte Cisco y en conjunto con la tecnología Unificada de Sistemas de Cómputo (UCS) le apuesta a un despliegue más rápido de los contenedores para la ejecución de las aplicaciones.

Uno de los más grandes proyectos de contenedores a nivel mundial es Docker cuya empresa ha realizado acuerdos de colaboración con reconocidas marcas como: Cisco, RedHat, Microsoft, entre otros, lo que permite una mayor interoperabilidad de aplicaciones en diferentes tecnologías.

Desafíos

Sin lugar a duda el reto serán los entornos híbridos en donde las empresas podrán tener de manera local su propia “cloud” o nube y a la vez realizar el despliegue de sus aplicaciones a través de contenedores. En este panorama se encuentra el sistema “Kubernetes” diseñado por la empresa Google y que permite el alojamiento de varios contenedores en una sola plataforma.

En resumen, las tecnologías hibridas entre “nubes locales” y “contenedores” permitirán a las empresas contar un centro de datos más ágil, instalar aplicaciones, brindar servicios en menor tiempo, reducir los costos de infraestructura y contar con aplicaciones independientes y funcionales sin importar donde se ejecuten. Por lo que se espera una consolidación a corto plazo en el uso de los contenedores para el despliegue de las aplicaciones en la nube.

Dr. José Luis Soto Ortiz.