Ciudad de México, 27 de agosto.-

Después de los 10 días que lleva el ex gobernador Javier Duarte en huelga de hambre, su cuerpo ha comenzado a metabolizar grasa y energía, lo que puede afectar a órganos vitales como el cerebro y el corazón.

La dieta a la que se ha sometido Duarte se abstiene de todo alimento sólido y únicamente ingiere miel para mantener el nivel de glucosa y líquidos para evitar la deshidratación. Duarte comenzó la huelga como muestra de protesta porque considera, está siendo víctima de persecución política.

El especialista Francisco Gómez, endocrinólogo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zibirán”, explicó que las repercusiones en el cuerpo de Duarte podrían ir desde desnutrición,. deficiencia de vitaminas, transtornos de electrolitos, hasta pérdida de peso acelerada y cetosis, que es, describe el especialista, la etapa en la que puede encontrarse ahora. En esta fase el cuerpo comienza a producir cuerpos cetónicos, que transforman la grasa en energía.

En casos como el de Javier Duarte, en el que el paciente tiene depresión y otras enfermedades crónicas, se puede complicar las consecuencias médicas hasta alcanzar daños irreversibles.

El ayuno absoluto da resultados por días. A partir del segundo día, los órganos consumen las reservas de energía que se alojan en músculos y el hígado. En el tercer día la grasa acumulada comenzara a convertirse en glucosa. A partir de la semana de ayuno, los cuerpos cetónicos que se acumulan en la sangre pueden afectar el corazón y cerebro.

Fuente el universal

Foto: Especial