Xalapa, Ver., 29 de noviembre.-  El Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, en la comparecencia de su segundo informe de gobierno señaló, que va entregar un estado con buena estabilidad financiera y que durante los últimos dos años Veracruz es distinto y goza de tranquilidad como resultado del gran trabajo que realizó a favor de las y los ciudadanos.

Yunes Linares, comentó respecto a los bienes recuperados ninguno se ha vendido y los recursos se han aplicado en materia de Salud y de infraestructura hospitalaria cuyo monto es de mil 200 millones de pesos y se pueda consultar en el portal de transparencia de la Secretaria de Finanzas, de igual forma entregó al presidente del Congreso local, José Alberto Pozos Castro, las escrituras de todos los bienes recuperados.

El mandatario estatal dijo, “Enfrentamos un estado corrupto y saqueado, por eso me comprometí a rescatar lo robado, perseguir a los corruptos y los obligue a devolver lo robado y yo soy el último gobernador que no endeudo a Veracruz”.

Miguel Ángel Yunes Linares, señaló que en su primer año de administración se detectaron 400 millones de pesos en observaciones, contra 13 mil millones de pesos de desvíos en el último año de Javier Duarte, remarcó que las finanzas se quedan sanas.

Al explicar las condiciones financieras del estado a diputados locales, refirió que el déficit financiero era de 20 mil millones de pesos, dijo que en el 2016, acudió a la Federación para responsabilizarlos moralmente de los problemas económicos de la entidad.

“El gobierno federal aceptó que tenía una responsabilidad con Veracruz y nos ayudó” dijo el mandatario.

Al hablar de la reingeniería administrativa y financiera, dijo que se eliminaron gastos superfluos y además se evitó ahorcar económicamente a la siguiente administración, pues prueba de ello es que este Gobierno no dejará ninguna deuda a proveedores o contratistas.

El mandatario  reconoció que aun cuando se alcanzó una disminución del 15 % en la incidencia delictiva, no es suficiente porque se mantienen alta la percepción de seguridad.

“ Sigue la percepción alta porque hay inseguridad, pero también porque hay una comunicación ágil en redes sociales y la percepcion de inseguridad se incrementa, no estoy culpando a las redes, ni que esa sea la razón”

Criticó la desaparición de las policías municipales y el esfuerzo por reconstruir 23 policías donde dijo hay avances en Veracruz, Boca del Río, Xalapa y Coatzacoalcos.

Señaló que aun cuando destinó el 65 % de su tiempo como gobernador para atender este problema es un tema difícil de resolver en Veracruz con 8 millones de habitantes.

Reiteró que cuando llegó se encontró una situación de emergencia en seguridad, “yo leí declaración , que al gobernador no le corresponde la delincuencia organizada, pero al ciudadano que lo asaltan o lo secuestran no puedo decirle ve a denunciar al federal, yo como gobernador soy responsable”

Finalmente dijo, que  vetó la Ley del Instituto de Pensiones del Estado, aprobado por la pasada legislatura, pues de haberla dejado transcurrir, se generaría una carga de 600 millones de pesos a la siguiente administración, de igual forma comentó que el  IPE, necesita una reingeniería administrativa pues de seguir así, en pocos años no tendrá viabilidad financiera y colapsará.