CDMX., 21 de diciembre.-  Alrededor de 3000 trabajadores entre ellos Diputados, permanecieron encerrados, sin poder salir, ni  ingresar por más de 9 horas de la Cámara de diputados, algunos optaron por brincarse las rejas del recinto, esto debido a la manifestación de más de 10,000 campesinos que buscan un aumento en el presupuesto del campo y la cultura.

Algunas organizaciones campesinas, como ‘Antorcha campesina’ y ‘Frente amplio del campo y movimiento social por la tierra’, se congregaron en la bloqueando las entradas y salidas del lugar. Hasta el momento, legisladores y empleados no pueden salir ni ingresar al recinto legislativo.

Las exigencias de los manifestantes es un aumento al presupuesto que les alcance para cubrir necesidades básicas, como agua, drenaje, escuelas, pavimentación y energía eléctrica, por mencionar algunas.

Posteriormente, grupos de inconformes entraron al recinto legislativo por la fuerza, agrediendo a integrantes de seguridad y provocando el cierre de los diferentes accesos al salón de Plenos.

El diputado priista y líder de la CNC, Ismael Hernández Deras, demandó que se restituya como un primer paso los más de 20 mil millones de pesos para el presupuesto del campo del año próximo.

“Que no se nos reduzcan los 20 mil (millones), por supuesto que para nosotros sería una apertura muy importante del grupo parlamentario mayoritario, pero lo menos es que siga el presupuesto como estaba en este año”, subrayó.

Según el legislador del partido tricolor, “se trata de una disminución histórica, que afectará gravemente al desarrollo del sector agropecuario”.

Aseguró que todas las organizaciones campesinas comparten el mismo propósito, colaborar y cooperar, participar con el gobierno de la República, “porque sabemos que solamente así habremos de impulsar y generar una energía social”.

Hernández Deras indicó que están evaluando en qué programas solicitarán como organizaciones campesinas, una asignación mayor para el año próximo.

Mientras al interior de San Lázaro, trabajadores buscaban alternativas para comer, pues restaurante y cafeterías lucían abarrotadas, incluso hubo quienes compraban comida desde las rejas.

Otros intentaban sin éxito abandonar las instalaciones, era prácticamente un secuestro, pues todo estaba bloqueado y no había forma de salir ni de entrar.

Finalmenente cerca de las 20:15hrs se abrió el acceso número uno en donde los trabajadores formaron una fila para así poco a poco poder salir del recinto legislativo.