Hoy hoy hoy, se registrará ante el Ople el nuevo partido político “Podemos” (y sin necesidad de viagra).

Al frente del proyecto se encuentra Morgado Huesca, un político de colmillo retorcido, y Paco Garrido, que ya es experto en crear partidos, pues participó en la conformación de Convergencia, fue ideólogo y fundador de AVE, y ahora incursiona con estas nuevas siglas.

En punto de las 11 de la mañana se presentaran ante el Ople para legalizar su nueva opción política; es claro que en el próximo proceso electoral las nuevas siglas tendrán un papel preponderante, debido al desgaste natural de los partidos ya establecidos y a una sociedad ávida de nuevas opciones.

En fin, a partir de mañana empieza a tejerse una nueva opción política… si usted es un político con experiencia, pero lo han dejado en la banca… ¡aproveche!

¡ME GUSTA LA GASOLINA!

Calma, calma, que no panda el cúnico; en Veracruz, en esta ocasión el retraso de décadas que tenemos en algunos rubros juega a nuestro favor y no en contra. Debido a que no hemos salido del sistema retrograda de la distribución con pipas, tenemos en este momento asegurado el abasto de gasolinas.

Así es estimado lector; Juan Manuel González García, presidente de la Delegación Xalapa de CANACINTRA, aseguró que en Veracruz no habrá desabasto, porque el combustible llega por barco y se distribuye vía terrestre mediante las famosas pipas. Así que serenos, no hagamos compras de pánico, porque algunos ya hasta quieren comprar gasolina aunque ni coche tienen.

CHIRIPAZO

Veracruz tiene gasolina para dar y prestar; tanto así que han salido pipas cargadas de combustible desde   la Estación de El Sardinero con rumbo a diversos estados del país. Se considera que el movimiento tiene por objetivo aminorar la escasez de combustible en algunas entidades (¡uy que perspicacia!).

Al ver las escenas de la crisis de abasto, no podemos dejar de recordar las imágenes de la película futurista de Max Max; en la cual la gasolina era la mayor riqueza para los automovilistas.

Mientras tanto, el presidente del país llama a la “serenidad y paciencia”; asegurando que vale la pena aguantar, resistir y no quebrarnos, con tal de frenar a las mafias del huachicol ¡Pos´ a ver si jala la gente!

VERACRUZ EN CRISIS

La mala noticia de hoy es que el diagnostico que tiene el gobierno federal de Veracruz en el tema de Seguridad es alarmante; AMLO considera que 14 de las 18 regiones (en que lo divide) se encuentran en riesgo, con elevados índices de inseguridad; lo evalúa como el segundo estado con más urgencia para frenar la violencia.

Es claro que los cuatro jinetes del apocalipsis que nos llevaron a esto se llaman Luis Ángel Bravo, Jorge Winckler, Arturo Bermúdez y Jaime Téllez.

Ahí les dejamos a su criterio quien de ellos es “el corcel blanco del engaño, el bermejo de la guerra, el caballo negro del hambre y el amarillo de la muerte.”

Dos de esos responsables ya “medio” expiaron sus culpas, pero los más recientes siguen gozando de total impunidad.

¡BARBERO!

Resulta ser que el clon del “Conde Contar”, Manuel Francisco Martínez fue detenido por la Fiscalía del estado acusado del secuestro.

El ex diputado del Verde Ecologista es señalado de haber “levantado” al ex candidato de Morena a la alcaldía de Chicontepec, Gonzalo Vicencio Flores, a quién le dieron una severa golpiza antes de “soltarlo.”

Ahora, después de una exhaustiva investigación, la Fiscalía determinó que existían suficientes elementos para detenerlo.

O bien es eso, o Jorge Winckler quiere congraciarse con Morena para no perder el cargo.

Un típ para el Fiscalín, si en verdad quiere quedar bien con los Morenos, que suelte toda la sopa para incriminar a su patrón y al pasado Gabinete. Eso es mucho más eficaz que apresar gente a lo tontejo.

LOS QUE SE DABAN GOLPES DE PECHO

Y hablando del Fiscal, circula una columna intitulada “las viudas de Winckler”; en donde se da santo y seña de los “periodistas” que cobraban y siguen cobrando en la “nómina” de la Fiscalía.

Son los mismos que se dan baños de pureza y se santiguan ante cualquier señal de lo que ellos llaman “chayote”; pero que es mucho más decente de la manera en que cobran su texto servicio.

En fin, cada quién se gana la vida como quiere, más lo que sí es ridículo es que se quieran cubrir con un manto de santidad sus jugosos negocios.

De lo que ellos acusan a otros periodistas no hay pruebas; más de su cobro en la Fiscalía hay suficientes evidencias para que los etiqueten de lo mismo que ellos intentaron etiquetar a otros ¡Qué penilla!