COMPARECIENTES

El día de ayer, en dos pistas comparecieron tanto Derechos Humanos como el Fiscal Winckler ante el Congreso de Veracruz.

Namiko Mitzuko, o Matzumoto o como se apellide, comparecía aún en la Salón Carranza, cuando Jorge Winckler Ortiz arribó al Congreso para responder al Juicio Político, que se llevaría a cabo a puerta cerrada en el Auditorio Sebastián Lerdo de Tejada.

Los reflectores estuvieron sobre el caso Winckler, por eso causó poca expectación la comparecencia de la aún presidenta de la Comisión de Derechos Humanos Namiko Matzumoto Benítez; lo que la libró de que se exhibiera tan público el escaso rendimiento de su Comisión.

Dentro de lo poco destacable que informó, y que podría aportar pruebas para el otro caso, es que durante el minigobierno de Yunes, la CEDH emitió cuatro recomendaciones a la Fiscalía por tortura.

ALCANZAR UNA ESTRELLA

Jorge Winckler hizo su entrada triunfal cerca de las once de la mañana rodeado de su gente; con antelación ya habían llegado dos personas cargadas con carpetas de documentos; lo flanqueaban tres diputados de la bancada del PAN, el líder Sergio “El Bailador” Hernández, Josefina Gamboa y Omar Miranda; al ingresar al auditorio, giró, levantó su brazo libre de documentos e hizo un ademán que podría haber evocado a un mini luchador triunfalista antes de subirse al ring.

Pocos minutos después llegó el abogado acusador, Jorge Reyes Peralta, acompañado de su hijo y tres abogados más, entre ellos el Lic. Alejandro Meléndez, quién resultaría más adelante mordido en la mano (literalmente) por una diputada; no es broma, sí sucedió.

DE GIRA PROSELITISTA

Un día anterior Winckler había tendido una “defensa” mediática en empresas de comunicación nacionales, con un carrusel de entrevistas dignas de un candidato a presidencia de la Republica.

Cabe apuntar que los periodistas nacionales no son tan románticos como los de acá, que brindan espacios gratuitos y a cambio de tan solo una sonrisa; allá cada minuto al aire tiene que pagarse y es válido.

Surgen dos preguntas obligadas 1.- ¿Quién realizó la contratación de los espacios, y 2.- ¿Con que recursos fueron pagados?

El eje de sus entrevistas versó en la “supuesta defensa de la supuesta autonomía de la Fiscalía” que él está realizando; ya sabemos que es un absurdo, pero es su defensa; y gastó algunos cientos de pesos para hacerla escuchar en cámaras y micrófonos del país.

Lo que logró Winckler con su incursión (en un día laborable) a micrófonos del altiplano para defender los intereses de su grupo, fue atraer la atención de la prensa nacional a su caso, que el día de ayer fue motivo de análisis en diversos noticieros, en los que la mayoría concluyeron que despedirlo de su cargo debería ser más sencillo de como se está haciendo.

¡PELEA, PELEA, PELEA!

Todo transcurría en santa paz, tenso pero estable; de repente, frente a la puerta de cristal del primer acceso al Auditorio, comenzaron los gritos y empujones, el jaloneo era entre algunos abogados de Reyes Peralta, los vigilantes y la diputada Josefina Gamboa, los primeros tenían el derecho legal a ingresar, mientras la segunda estaba impedida por ley. Sergio Hernández también le entró a los empujones mientras que Miranda lucia abochornado, pero solidario con sus compañeritos.

Lo más curioso del caso es que fue el propio Winckler quien solicitó que su Juicio se llevara a cabo a puerta cerrada, con lo que el reglamento del Congreso solamente permite el ingreso de cuatro abogados de cada una de las partes, y de los diputados de la Comisión; más sin embargo, los que escandalizaban eran los legisladores afines a Jorge Winckler.

Por cierto, fue en ese momento cuando Meléndez recibió la mordida en la mano por parte de la enfurecida diputada… el momento estuvo muy perro.

Por la tarde fue Rodrigo García quien hizo un tímido intento por ingresar a cuidar a Jorge Winckler, pero igual, los vigilantes lo mandaron mucho a la sala de espera.

MISTERIOSO

Custodiando a Winkcler Ortiz (y aunque usted no lo crea) también iba el Fiscal Anticorrupción, Marcos Even Torres, maestro, amigo y abogado del Fiscal.

Vemos que en este mundo del revés a la veracruzana todo puede suceder, hasta que el Fiscal Anticorrupción que debería marcar distancia con quién es acusado de corrupto, no solamente no lo haga, sino que asista como su abogado defensor.

Even Torres no quiso declarar ante la prensa en calidad de qué iba acompañando a Winckler, si de Fiscal Anticorrupción, que sería un absurdo; o como su abogado defensor, que sería más absurdo y hasta ilegal.

LO QUE SIGUE

¿Qué debemos esperar de este Juicio? en el que todo el mundo ha perdido el juicio. Una de las opciones es que la defensa de Winckler lo vaya alargando; aunque de entrada ya cometieron el primer error al tratar de defenderse con las “pruebas” de la investigación del cliente de Peralta; mismas que resultaron ser una aportación en su contra, que será aprovechada por el colmilludo abogado. En esas pruebas se refiere a una investigación meteórica y se confirma que la Fiscalía se negó a practicarles las pruebas médicas que confirmarían sí fue o no torturado; dichas pruebas sí le fueron practicadas por su defensa y corroboraron el dicho de Gilberto N, exdirector de Servicios Periciales de la Fiscalía, que fue encarcelado por Winckler.

En las pruebas aportadas en favor, que resultaron ser en contra, Winckler admite también haberse hecho cargo él directamente de las acusaciones en su contra, con lo que Reyes Peralta argumenta que es un Fiscal que “se autoinvestiga y se autoexonera”, lo que a todas luces es irregular.

2.- Si los abogados de Gilberto N logran comprobar que fue torturado por la Fiscalía, Jorge Winckler tendrá que abandonar inmediatamente el cargo… y colorín colorado, este cuento se ha acabado.