Estados Unidos. 04 de mayo del 2019.-
El joven Josh Hader tronó su cuello al estirarse pero se reventó una arteria, lo que le provocó entumecimiento del lado izquierdo del cuerpo y visión doble.

Josh Hader, un hombre de 28 años de edad, sufrió un derrame cerebral luego de estirarse y “tronarse mal” el cuello en su casa en Oklahoma, EU.

El hombre, quien presuntamente realizaba dicha acción con frecuencia, comenzó a sentir entumecimiento en la parte izquierda de su cuerpo a los pocos minutos del “tronido”, además de presentar mareo y visión borrosa o doble visión.

Hader fue llevado por su suegro a un hospital cercano donde los doctores confirmaron la condición que sufría. Hader explicó que giró su cuello demasiado rápido al intentar tronarlo, por lo que causó un derrame.

Los médicos señalaron que el derrame pudo derivar en un ataque isquémico de no haber sido atendido rápidamente tras los primeros síntomas.

Luego de ser intervenido para eliminar el coágulo, Josh pasó 5 días en terapia intensiva, donde tras evolucionar satisfactoriamente, pasó una semana y media en rehabilitación para recuperar la movilidad del lado izquierdo de su cuerpo, además de trabajar para reafirmar su equilibrio. Además, tuvo que usar un parche en su ojo derecho por tres días por visiones dobles.

A más de un mes del evento, Hader, que narró parte de su experiencia en su perfil de Facebook, señaló que aún tiene problemas de equilibro, además de qué se cansa “demasiado rápido” al caminar, algo que no le ocurría antes del derrame.

“Tronarte el cuello no es lo peor del mundo, pero hay que ser cuidadoso al hacerlo; tu cuerpo es vulnerable”, afirmó.