Xalapa, Ver. 15 de mayo del 2019.-Algunas personas toman una aspirina al día como un método para prevenir un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco, sin embargo, un nuevo estudio reveló que puede ser contraproducente y de hecho, aumenta el riesgo de hemorragias internas.

Este medicamento puede ser bueno para personas con algún padecimiento, sin embargo las personas sanas que lo toman sólo para prevenir, podrían sufrir serias consecuencias.

Riesgos de tomar una aspirina al día
La aspirina aumenta la fluidez de la sangre y evita que se formen coágulos en las arterias.

Por ello, en varios países los cardiólogos recetan una dosis baja diaria de aspirina a las personas que han sufrido un problema cardiaco como forma de prevenir otro.

Sin embargo, hay personas de entre 50 y 70 años que también toman este medicamento para prevenir ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares aun cuando nunca han sufrido uno ni tienen enfermedades vinculadas, es decir, siendo sanos.

En estos casos existen riesgos, ya que la sangre demasiado fina puede producir hemorragias con facilidad.

De acuerdo a un nuevo estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association (Jama), los pacientes sanos no deben tomar aspirina todos los días.

En la publicación se explica que sí, la aspirina puede prevenir infartos en personas sin antecedentes de enfermedades cardiacas, pero al mismo tiempo aumenta el riesgo de hemorragia grave, especialmente en el cerebro, el estómago y los intestinos.

“Para las personas sanas, los bajos beneficios de la aspirina para prevenir el accidente cerebrovascular y el ataque cardiaco tienen una contraparte en un mayor riesgo de sangrado”, explica Jane Armitage, profesora de epidemiología de la Universidad de Oxford.

La aspirina como método de prevención debe tomarse sólo cuando lo indica el médico, quien evaluará los riesgos de cada paciente.

Lo mejor para prevenir un ataque al corazón o un derrame cerebral es dejar de fumar, controlar los niveles de colesterol mediante una dieta balanceada y hacer ejercicio de forma regular.

Una terapia con aspirina diaria puede ser una opción que salve la vida, pero no es un tratamiento para todas las personas.