Bolivia. 10 de noviembre del 2019. – Evo Morales renuncia a la Presidencia de Bolivia; fue mandatario por 13 años, nueve meses y 18 días 8164 El general Vladimir Yuri Calderón informa en una conferencia de prensa que la Oficina del Fiscal General de Bolivia ha abierto una investigación sobre los siete miembros del Tribunal Supremo Electoral luego de que una auditoría de la OEA descubriera graves irregularidades que cuestionaban la integridad de la votación reciente.

Evo Morales presentó la renuncia a la Presidencia de Bolivia la tarde de este domingo 10 de noviembre del 2019. Lo hizo después de que los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia le recomendaran hacerlo en medio de protestas por su cuestionada reelección en los comicios del 20 de octubre en los que hubo irregularidades, según la OEA.

La decisión de Morales se produjo en un contexto de violencia, la mayor crisis en sus 13 años, nueve meses y 18 días en el poder (asumió el 22 de enero del 2006). “El golpe de Estado se ha consumado”, dijo Álvaro García, quien también presentó la renuncia a la Vicepresidencia de Bolivia este domingo. Previamente, los jefes militares y policías le pidieron al Presidente dar un paso al costado. “Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia”, dijo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, ante la prensa. “Nos sumamos al pedido del pueblo boliviano de sugerir al señor presidente Evo Morales que presente su renuncia para pacificar al pueblo de Bolivia”, declaró por su parte el comandante general de la Policía, general Vladimir Yuri Calderón.. Asimismo, Kaliman anunció que ordenó “operaciones militares aéreas y terrestres para neutralizar a grupos armados que se encuentran actuando fuera de la ley”, en aparente alusión a los violentos ataques a buses de manifestantes opositores que viajaban hacia La Paz.

Morales convocó la mañana de este domingo a nuevas elecciones, tras una auditoría de la OEA que detectó “irregularidades” en los comicios, pero su anuncio no conformó a líderes opositores que volvieron a exigir su renuncia en medio de tensiones crecientes y manifestaciones en las calles que causaron la dimisión de varios altos funcionarios. Estas son las principales conclusiones de la auditoría de la OEA: 1.“El equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomienda otro proceso electoral. Cualquier futuro proceso deberá contar con nuevas autoridades electorales para poder llevar a cabo comicios confiables”. 2. “La primera ronda de las elecciones celebrada el 20 de octubre pasado debe ser anulada y el proceso electoral debe comenzar nuevamente, efectuándose la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas una nueva composición del órgano electoral”. 3. “En los cuatro elementos revisados (tecnología, cadena de custodia, integridad de las actas y proyecciones estadísticas) se encontraron irregularidades, que varían desde muy graves hasta indicativas. Esto lleva al equipo técnico auditor a cuestionar la integridad de los resultados de la elección del 20 de octubre pasado”. 4. “Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta”. 5. “Las manipulaciones al sistema informático son de tal magnitud que deben ser profundamente investigadas por parte del Estado boliviano para llegar al fondo y deslindar las responsabilidades de este caso grave”. 6. “La existencia de 1.575 actas TREP (sistema de conteo rápido, NDR) en el cómputo final, corresponde a un aproximado de 350 mil votos. El margen de victoria en primera vuelta es menor a 40 mil votos. Por lo tanto, una irregularidad de estas dimensiones es determinante para el resultado. Por estas razones el equipo auditor no puede validar una victoria en primera vuelta”. 7. “En el último 5% del cómputo, 290 402 votos fueron contabilizados. De estos, Morales ganó 175 670, es decir un 60,5% de los votos, mientras Mesa obtuvo solamente 69 199 votos es decir un 23.8%. En otras palabras, en el último 5% de votación, Morales incrementa el promedio de votación en un 15% comparado con el 95% anterior, mientras Mesa cae en una proporción prácticamente igual. Este comportamiento es muy inusual”. 8. “La existencia de actas físicas con alteraciones y firmas falsificadas también impacta la integridad del cómputo oficial