Xalapa, Ver. 16 de Noviembre del 2019.-Adhara Pérez es una niña prodigio de 8 años, actualmente vive en la Ciudad de México, pero es originaria de Boca del Río y tiene un coeficiente intelectual de 160, superior al que tenía Albert Einstein o Stephen Hawking.

Adhara tiene 8 años, estudia dos carreras en línea y desea viajar al espacio para colonizar Marte. Sin embargo, cuando apenas tenía 3, fue diagnosticada con espectro autista, es decir, síndrome de Asperger, el cual padecen personajes destacados del mundo como Steven Spielberg, Bill Gates o Greta Thunberg.

A los 4 entró en una convulsión muy fuerte y casi entra en coma. Después de la convulsión no tuvo buena motricidad en sus manos durante un año y tuvo que acudir a terapia.

“En ese tiempo Adhara se apegó al ejemplo de Stephen Hawking, decía a pesar de tener un discapacidad, eso no le impidió lograr grandes cosas. Siempre lo va a admirar porque le gustan los agujeros negros”

Los médicos querían averiguar por qué convulsionaba, “ resulta que tenía un hemisferio más desarrollado y después de muchos estudios me dieron el diagnóstico completo, mi hija tenía una doble excepcionalidad: autismo con iQ muy avanzado” explicó su madre .

Para determinar el IQ en niños y adolescentes, los psicólogos empleamos pruebas de inteligencia y healtyminds contamos con estas herramientas .

Habrá mucho que seguir conociendo de esta joven mexicana , pero cada vez que alguien te diga , lloras como niña, eres rara , no puedes o tienes limitaciones jamás olvides a ADHARA PÉREZ.

Ella sufrió de bullying en la escuela, sus compañeros la llamaban “rara” e incluso sus maestros consideraban que no tenía mucho futuro. Su madre, Nallely Sánchez, se dio cuenta que vivía momentos complicados y no quería que su hija sufriera.

“ En una firma de boletas vi que Adhara estaba jugando en una casita y la encerraron. Y ya empezaron así: ‘¡Rara, rara!’, y le comenzaron a pegar en la casita. Entonces yo dije, no quiero que sufra.

Y ella me decía que no quería ir a la escuela, y cayó en una depresión muy fuerte”. Sus maestros decían que se quedaba dormida y no le echaba ganas, pero Nallely sabía que Adhara ya sabía de álgebra y se sabía la tabla periódica. Decidió llevarla a terapia y, tiempo después, el psiquiatra les recomendó acudir al Centro de Atención al Talento (CEDAT).

La escuela de los niños genio En este instituto los expertos confirmaron que era una niña sobredotada. Obtuvo 162 de IQ. En estas aulas se le enseña a los estudiantes por sus capacidades y no por su edad.

Sin embargo, pagar la mensualidad en el CEDAT era cada vez más complicado para su madre. En México no hay centros públicos para alumnos genio y el gobierno de la Ciudad de México retiró las becas para «altas capacidades». Adhara terminó la primaria a los cinco años. A los seis y medio, la secundaria. A los ocho, concluyó el bachillerato.

Ahora estudia dos carreras en línea: Ingeniería Industrial en Matemáticas en UNITEC e Ingeniería en Sistemas por CNCI. Ahora está interesada en estudiar astrofísica en la Universidad de Arizona, luego de que una maestra de la UNAM le mostrara una serie de eventos en el Museo Universum donde participó la institución estadunidense.

Nallely dice que en dos años piensa llevar a Adhara a Estados Unidos para presentar su examen, una vez que haya acabado sus dos licenciaturas y haya tomado clases de inglés. Espera que le ofrezcan una beca. Este 2019, la pequeña fue seleccionada por la revista Forbes como una de las 100 mujeres poderosas en México.

Tiene un libro titulado No te rindas, donde escribe sobre sus experiencias. Le gustaría apoyar a niños con autismo y que la ciencia sea más incluyente con las niñas.