CDMX. 22 de febrero del 2019.-Este día se llevó a cabo en el Patio de Honor de Palacio Nacional, el homenaje por el 106
aniversario luctuoso de Francisco I. Madero y José María Pino Suárez. El presidente de México Andrés Manuel López Obrador encabezó el homenaje  acompañado de los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero y de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval

López Obrador indicó que en ese lugar estuvieron presos y posteriormente los
trasladaron a la penitenciaría de Lecumberri, donde fueron asesinados
en 1913 por órdenes de Victoriano Huerta.

Con su asesinato, dijo, surgió un nuevo ejército revolucionario “leal
a las instituciones, a las autoridades legal y legítimamente
constituidas, a la democracia y a la patria”.

Previo a montar una Guardia de Honor acompañado de su esposa, Beatriz
Gutiérrez Mueller y el secretario de Marina, Rafael Ojeda Durán, el
presidente sostuvo que con este homenaje refrenda el compromiso de que
“en este sexenio quedará establecida la democracia como sistema de
gobierno y como forma de vida”.

“Madero era un hombre bueno, demócrata y excepcional, de los políticos
más importantes del mundo. Él quería que se estableciera en México la
democracia, que desde su época, es una asignatura pendiente. En su
memoria nos comprometemos a hacerla valer en el país”, expresó el
mandatario.

Indicó que durante años se dejó de lado la importancia de la figura de
Francisco I. Madero “porque la derecha no le perdonaba que, siendo un
hacendado con bienes materiales, convocara al pueblo a derrocar la
dictadura”.