España. 03 de febrero del 2021.-La periodontitis se asocia significativamente con un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19. Así lo indica un estudio publicado en el Journal of Clinical Periodontology, en el que ha participado Mariano Sanz, patrono de honor de la Fundación de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA). El estudio se ha realizado entre marzo y julio de 2020 con datos de los registros médicos electrónicos nacionales en el estado de Qatar.

Se han incluido a 568 pacientes con COVID-19. Según Mariano Sanz, “el resultado de esta investigación ha demostrado que la periodontitis está significativamente asociada con la gravedad de la afectación por COVID-19 y con el desarrollo de sus complicaciones”.

Según este especialista, “los pacientes con patología periodontal deberían consultar con su dentista para recabar el diagnóstico y tratamiento adecuado. De esta forma, se podría disminuir el riesgo de sufrir complicaciones si se infectan con el virus SARS-CoV-2”.

“Las enfermedades periodontales, y principalmente la periodontitis, han mostrado que actúan como un factor complementario en el aumento de la infectividad gravedad de la enfermedad COVID-19″. Por tanto, se refuerza la necesidad de “implementar medidas preventivas y terapéuticas para reducir la carga global de periodontitis”, como ha dicho Mariano Sanz, codirector del Grupo de Investigación ETEP (Etiología y Terapéutica de las Enfermedades Periodontales) de la Universidad Complutense de Madrid.

Colaboración entre universidades
Este proyecto se ha realizado gracias a la colaboración entre las Universidades Complutense de Madrid, McGill de Montreal (Canadá) y la de Qatar. La coordinación del trabajo ha estado a cargo de Faleh Tamimi, junto con la colaboración de expertos del Instituto de Salud Oral del Hamad Medical Corporation de Doha.

Según Mariano Sanz, el estudio ha indicado que “los pacientes con periodontitis tienen casi nueve veces más posibilidades de morir. Además, tienen cuatro veces más posibilidades de necesitar ventilación asistida y casi 3,5 veces más posibilidades de ingresar a una UCI si tienen COVID-19”. Igualmente, este estudio pone de manifiesto que las personas con periodontitis muestran un nivel en sangre significativamente superior de marcadores relacionados con un peor resultado de COVID-19, como el dímero D, el recuento de glóbulos blancos y la proteína C reactiva. En definitiva, los pacientes con periodontitis tienen una mayor probabilidad de desarrollar “una respuesta inmune e inflamatoria aberrante”, es decir, una tormenta de citoquinas.

Relación de la periodontitis con la neumonía
Miguel Carasol, coordinador científico de la Fundación SEPA, ha recordado que “la periodontitis se ha relacionado estrechamente con la neumonía en pacientes hospitalizados o que necesitan ventilación asistida”. Esta asociación puede deberse principalmente a la aspiración de patógenos bacterianos que residen en la cavidad oral en pacientes con periodontitis. La presencia de neumonía bilateral y la necesidad de ventilación asistida son indicadores clave del deterioro de la enfermedad COVID-19. Por ello, este especialista ha considerado “imprescindible prestar mucha atención a la higiene bucal y la administración de antisépticos orales en los entornos hospitalarios. El objetivo es reducir una posible colonización orofaríngea”.

Diagnóstico y tratamiento de la periodontitis
Según ha indicado, también se debe “reforzar el diagnóstico y tratamiento de las personas con periodontitis a nivel de la población general”. El objetivo es disminuir posibles riesgos adicionales si precisaran un ingreso hospitalario a causa de la infección por coronavirus.

Antonio Bujaldón, presidente de SEPA, ha señalado que estas recomendaciones “son especialmente importantes por la elevada incidencia de la periodontitis en España. Además, en muchos casos no está diagnosticada”. La Encuesta de Salud Oral en España de 2020 indica que entre un 25-34 por ciento de adultos tienen bolsas periodontales.

El investigador de la Universidad Complutense David Herrera ha defendido “la implementación de medidas para prevenir la colonización viral en la cavidad bucal. Esta debe ser con barreras físicas como las mascarillas y las pantallas, pero también con antisépticos orales efectivos. Estos pueden incidir en la transmisión y patogenicidad del virus