Como ocurre en cada relevo en la Rectoría de la Universidad Veracruzana es nutrido el número de aspirantes, debido a la importancia y dignidad del cargo y a la riqueza del recurso humano capacitado para desempeñarlo.

Esta vez no es la excepción, según se aprecia en la trayectoria de quienes se han apuntado para esa olímpica competencia de emparejados méritos en la cual participa un amplio repertorio de aspirantes.

Allí destaca con probada solvencia moral y académica Héctor Coronel Brizio por su ya larga y fructífera trayectoria laboral, por las investigaciones acumuladas y probados alcances académicos, sin duda cumple los requisitos exigidos para alcanzar el referido cargo.

No van a la zaga los doctores Rocío Ojeda, Darío Hernández, José Luis Cuevas Gallosso, entre otros competidores de no menor luminoso currículo.

Corresponde a la Junta de Gobierno de la UV la decisión final, su carga de trabajo en esta faena no implica fatiga alguna, pero requiere de tino para escoger de entre esa gama de fulgentes méritos la candidatura de quien mejor les parezca y convenga para la Universidad.