La presidenta del Tribunal Electoral de Veracruz, Claudia Díaz Tablada, afirma que esta elección del 6 de junio en Veracruz “se judicializó” a juzgar por las 324 impugnaciones presentadas por los actores políticos, no podía ser de otra manera si consideramos el número de partidos participantes, la variedad de candidaturas en juego y los incidentes provocados por agentes muy ajenos al juego electoral. Todavía más, los intereses en pugna de cacicazgos cuyos intereses se vieron fuertemente afectados al no conseguir las posiciones deseadas, pues a partir de esas elecciones cambió la geografía política de la entidad. Y todavía no termina el proceso, pues no pocos de los dictámenes formulados por el Tribunal Electoral serán impugnados ante instancias superiores, entre los más notables está el caso del municipio de Veracruz (en donde el INE resolvió que la alianza PAN-PRI-PRD no excedió el tope de gastos), si no el más reñido sí el más peleado por el significado inherente a ese importante enclave político, en donde, por cierto, mañana estará el presidente López Obrador.