Empeñado en reescribir la Historia de este país, el actual gobierno decidió quitar de su sitio en el Paseo de la Reforma a Colón y en su lugar colocar la escultura de la cultura Huasteca denominada “La joven de Amajac”, que según el INAH representa “a una mujer de élite”, lo cual, en términos de la nomenclatura ideológica actual, correspondería a una “Fifi”, aunque se dice representará a los pueblos originarios de este país. Como se recordará, en un proyecto previo estaba la intención de instalar una escultura prehispánica cuyo modelo estilizado recordaba muy en lontananza una imagen olmeca, aunque con rasgos parecidos a los de una dama de la actualidad, provocó polémica y ese proyecto abortó. Ya en esa lógica, Mictlantecuhtli, Señor de la Muerte, merecería también un espacio en la nueva cosmovisión de la Resistencia Indígena, porque por su impresionante señorío seguramente atraería la atención turística y ya podemos imaginar las ofrendas que recibiría en cada celebración del día de los muertos.