Por Agustín Contreras Stein

 

 

NO HAY DUDA, los tiempos electorales que se aproximan no son nada halagadores para Javier Duarte de Ochoa, ni para su esposa y mucho menos para todos aquellos que formaron parte de su equipo de colaboradores en el pasado gobierno de Veracruz.

 

Hay razones suficientes para pensar que en el altiplano, donde se toman las decisiones políticas más importantes y muchas de las veces, la más dolorosas para muchos, se están fraguando muchas acciones que tienen que ver con la permanencia en la cárcel de uno de los políticos más corruptos de la historia política del país y del Estado, así como de sus ex amigos y colaboradores y lo que es más importante para él en estos momentos, la situación en que se ha involucrado directamente a la madre de sus hijos.

 

Veamos porqué.

 

El Partido Revolucionario Institucional, se ha visto seriamente desprestigiado por estos políticos, muchos de ellos, militantes con presencia estatal y nacional, por lo que serán ellos, precisamente, los que tengan que pagar una buena parte del trabajo que tenga que costar volver por el camino de la redención.

 

Javier Duarte de Ochoa, no volverá a las calles ni mucho menos a gozar de su libertad en mucho tiempo, aun cuando en la mayoría de opiniones vertidas  definían que pronto quedaría libre por errores cometidos entre quienes son los que le acusan y que por esas fallas tendrían que dejarlo libre, yéndose, como es común escuchar, cabezón con la lana del Estado, y consecuentemente de los veracruzanos en lo general.

 

Por su parte, los colaboradores que ahora se encuentran recluidos, tendrán que soportar el tiempo fijado para estar a disposición de las autoridades, así como el tiempo que sea necesario, el cual podría prolongarse, por aquello de la reunir las pruebas suficientes, tanto de la propia fiscalía para retenerlos en la cárcel, como las de ellos mismos, para poder salir en libertad.

 

Para colmo, al ex gobernador del Estado, se les han complicado las cosas, considerando que su esposa ya se encuentra en la mira de la Procuraduría General de la República, por las investigaciones que se llevan a cabo y que resultan ser importantes por la presunta responsabilidad en hechos que son, necesariamente, delitos perseguidos por la ley.

 

Y aunque se encuentre fuera del país, doña Karime Macías de Duarte, todavía, ya se encuentra en peligro de ser aprehendida, después de que las autoridades ministeriales, obtengan la orden de aprehensión en su contra.

 

Esto parece que serán en breve, considerando que los tiempos electorales ya se encuentran a la vuelta de la esquina y con ese pretexto, se apuraran, precisamente, las investigaciones al respecto, con la finalidad de tenerla a buen resguardo y demostrar al  pueblo mexicano, que la impunidad comienza por desaparecer en México, castigando a quienes han cometido delitos tan graves como los que ahora, se sabe, llevó a cabo la pareja gubernamental del sexenio pasado.

 

Para el PRI, es una de las estrategias que pondrá en operación en pocos días, pues de esta manera, podrían subir sus bonos, ya que el pueblo, por lo menos el de Veracruz, quiere ejemplar castigo para quienes tomaron lo que no era suyo.

 

De ahí que en nada les podría ayudar los tiempos electorales a los Duarte Macías, porque en vez de que las cosas se fueran quedando en el olvido, será al contrario, pues de algo servirá el caso de esta pareja gubernamental, para fortalecer al tricolor, partido que ellos mismos echaron por tierra con todas sus acciones, ya que llegaron, precisamente, al poder bajo el amparo de esta organización política a la cual nunca pudieron responder eficazmente, como era su obligación moral, al gobernar a un Estado, como Veracruz, que siempre ha estado pendiente de todo cuanto ocurre en esta materia.

 

Si los Duarte, pensaban que pronto las aguas turbulentas, generadas por sus actos en Veracruz, se calmarían, pues están, prácticamente equivocados, pues ni con huelgas de hambre, podrán revertir el futuro que les espera en las mazmorras de los penales donde, formalmente, tengan que purgar su pena.

 

MIENTRAS TANTO, en el PRI, no es el único caso en el que tengan que apoyarse para demostrar que saben distinguir entre lo bueno y lo malo.

 

Hay todavía muchos personajes de la vida pública de Veracruz, que gozan de cabal salud y que con plena libertad transitan por todos lados como si tuvieran, en verdad, la conciencia muy tranquila.

 

Pero no serán ellos los que rindan cuentas por su propia voluntad, pues algunos de los involucrados, antes de que concluyan con sus labores legislativas, por ejemplo, serán puestos en la banca de los acusados, llevados ahí por la acción de la justicia.

 

Es por ello, que sumándose a los que ya están en la cárcel, es posible, que en los próximos meses también tengan que caer en el sitio donde se encuentran algunos de ellos que ya han sido apresados, pues a ellos, tampoco los tiempos electorales les ayudará, porque se tratará de pescarlos con la finalidad de limpiar, poco a poco, la imagen del priismo nacional y estatal.

 

Todos ellos, se verán afectados, como ya hemos comentado, por las próximas jornadas políticas que llevan rumbo a la Presidencia de la República, a las Senadurías y diputaciones, así como a la gubernatura del Estado.

 

NO SE EQUIVOCARON, de ninguna manera, los integrantes de la Junta de Gobierno, de la Universidad Veracruzana, al designar, por segunda ocasión a Sara Ladrón de Guevara, como Rectora de la Máxima Casa de Estudios en Veracruz.

 

Había que fortalecer proyectos académicos de suma importancia para el debido camino que tiene que tomar la institución en los próximos cuatro años.

 

Se considera que en este periodo, Ladrón de Guevara, logrará, con la experiencia acumulada en la tarea realizada, un mejor trabajo en la Universidad, pues no comenzará de cero, sino a partir de una labor desarrollada con esmero y que necesitaba, en más tiempo, aterrizar para bien de la comunidad universitaria.

 

Para doña Sara, habrá un enorme compromiso que cumplir, porque además, todo mundo podría estar pendiente de su actividad y de la forma de cómo se verá reflejada en el futuro, sobre todo, en la principal acción que tiene que concretar, es decir, la académica, donde hay mucho, pero mucho por hacer.

 

Quedan atrás las improvisaciones, pues ahora, todos los programas y proyectos, tienen marca registrada.

 

 

Y EL LUNES, aquí nos encontraremos, si otra cosa no sucede.

 

NUESTRO CORREO: ac_stein58@live.com.mx