Hace dos semanas Juan Carlos Mezhua, alcalde de Zongolica emanado de las filas perredistas, desayunó con periodistas agremiados a la Asociación de Comunicadores de Veracruz (ACOVER) dirigida por Pepe Valencia, se trataba, dijo, de presentar un libro de su autoría cuyo propósito era atraer turismo a dicho municipio, como el libro no apareció en ese momento se supuso como mero pretexto para ocultas intenciones de índole política dado el perfil del alcalde.

En esa reunión Mezhua adelantó que recorrería la entidad presentado su libro, que ahora en Coatzacoalcos informó se nombra “Zongolica, el fin de la opresión no es utopía”, simpático título cuya empatía con el turismo pareciera no compaginar.

A pregunta expresa en la ACOVER Mezhua enfatizó que no andaba en busca de la sucesión en el PRD y deslizó la idea de su retiro de las lides políticas para dedicarse a promover las linduras de su municipio.

Pero como entre gitanos no se lee la buenaventura, ha decidido destapar intenciones y en Coatzacoalcos habló de formar un movimiento estatal que sirva de conducto para la participación ciudadana con miras a la sucesión de gobierno estatal en 2024. Eso sí, dejó en claro que no era un destape.

Nada criticable lo de Mezhua, le asiste todo el derecho y, como dice el viejo formato de la política aldeana, “está en tiempo y forma”.