Una voz autorizada en el firmamento político de nuestra entidad lo es el diputado federal José Yunes Zorrilla, quien fuera candidato del PRI al gobierno de esta entidad en 2018 y no obtuviera el triunfo pese a una muy reconocida trayectoria cargada de distinguidas experiencias en el servicio público: alcalde de Perote, diputado local, diputado federal en dos ocasiones, senador y presidente del PRI estatal.

Entre sus experiencias más valiosas sin duda alguna están dos derrotas electorales, la de 2006 cuando por fuego “amugo” no ganó un escaño en el senado y la ya referida en 2018, de ambas, cual Ave Fénix, se ha levantado para seguir en la brega parlamentaria.

Las actuales circunstancias no son las más favorables para el Partido Revolucionario Institucional, de cuyas filas Pepe Yunes no ha desertado pese a tentadoras ofertas y al chapulinismo en boga, por el contrario, haciendo gala de congruencia del decir con el actuar, en la actual legislatura de la Cámara de diputados se está perfilando como un ariete de su fracción parlamentaria, así lo demostró formulando el posicionamiento de esa bancada en rechazo al paquete económico propuesto para el ejercicio fiscal 2022 pues prohíbe donaciones altruistas y los magros apoyos al campo.

Destaca también en su abierta oposición a la propuesta de reforma en materia de energía eléctrica, en congruencia con el voto que siendo senador depositó en 2013 para aprobar la reforma eléctrica propuesta por el Pacto partidista PRI-PAN-PRD-Verde Ecologista.

Ciertamente, los caminos de la vida son muy difíciles de andar, pero no hay de otra, pues “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.