«Para engañar al mundo, pareced como el mundo. Llevad la bienvenida en los ojos, en la lengua, en las manos, y presentaos como una flor de inocencia; pero sed la serpiente que se esconde bajo la flor…”. Esta es una recomendación a la conducta de los gobernantes que quizás ya por costumbre o bien por la fama se atribuirá en automático a Nicolás Maquiavelo, sin embargo el tan difamado florentino no es su autor, sino lucubración de otro gran clásico: William Shakespeare.  Feliz año 2022