México, 6 de febrero.- Con lágrimas, agradecido de estar vivo pero sin un centavo y con deudas en el hospital, el exjugador de Cruz Azul Julio Zamora salió de terapia intensiva tras un infarto cerebral.

“Nosotros en este momento hemos perdido todo y la verdad la gente de Potosí, no llaman a mi hijo ni para preguntar o qué se debe en la clínica”, dijo en referencia a su club Real Potosí en Bolivia.

“Mi visión es muy corta, los médicos me han dicho que me va a llevar un tiempo y por lo menos estoy vivo”.

Zamora sufrió dos infartos cerebrales en noviembre del año pasado y ahora que ha salido del hospital ofreció una conferencia de prensa para hablar de su situación pese a que recibió ayuda de Argentina y de México desde la directiva celeste.

“Gracias a la gente de Argentina y de México tratando de recuperarme y esperando que la gente de Potosí se haga cargo. Si nosotros estuviéramos en una posición importante ni siquiera le reclamaríamos algo pero me da mucha bronca que hayan hecho un proyecto conmigo y después salgan a decir que no tienen deuda”, apuntó

Agregó que no se han comunicado con él excepto por un mensaje además de que ya planea regresar a Argentina aunque no es una decisión tomada.

Tenía contrato hasta final del torneo pero después del incidente médico ya no le pagaron ni a él ni a sus auxiliares.

Agencia