Venecia. 13 de Noviembre del 2019.-
Se prevé que la marea siga subiendo y alcance los 190 cm. Esta es la peor inundación desde el récord de 1966.

‘Acqua alta’ o mejor conocida como ‘la marea alta’ atacó  a Venecia, causando estragos en la ciudad que hasta el momento según reportan medios italianos ha dejado dos muerto.

La marea logró alcanzar los 187 cm, inundando casas, restaurantes, hoteles, tiendas e incluso el agua arrastró algunas góndolas y lanchas que estaban amarradas, también hundió algunos de los barcos que se utilizan como transporte, los famosos vaporetti.

La basílica de Bizantina de San Marcos sufrió grandes daños pues se inundó dejando a la cripta y a la rectoría completamente cubiertas.

Por su parte, el alcalde de Venecia explicó que este desastre se debe a los efectos del cambio climático.

Se prevé que la marea siga subiendo y alcance los 190 cm. Esta es la peor inundación desde el récord de 1966.

Hasta el momento la única víctima es un señor de 78 quien murió electrocutado mientas trataba de encontrar los generadores de su casa.

Otro hombre apareció muerto en su vivienda, en la misma isla, una de las más afectadas por las inundaciones. Según la agencia ANSA, sin embargo, pudo haber muerto por causas naturales.

El mayor nivel de la marea se alcanzó a las 22.50 (20.50 GMT) y fue de un metro y 87 centímetros, la segunda mayor medida en la historia de la Ciudad de los Canales tras el récord de 194 centímetros que se alcanzó en la inundación de 1966.

“Esto es un desastre, habrá que contar los daños”, dijo el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, tras realizar una inspección en barco.

Los daños en la ciudad se observan a simple vista con góndolas y lanchas arrancados de los amarres y empujados hacia las costas y tres vaporetti, los barcos de transporte, hundidos y otro a la deriva.

Y existe una gran preocupación por la basílica de San Marcos, ya que el nivel del agua llegó a los 110 centímetros durante la noche y la ha inundado completamente, incluyendo la cripta del santo.

Ya ayer la basílica había resultado inundada hasta los 70 centímetros de agua en la zona del nártex, bañando los mosaicos que forman el suelo y las columnas que acaban de ser restaurados después del agua alta que sufrió en octubre de 2018