Bali.14 de noviembre del 2022.- Biden y Xi evitan la confrontación en su primer encuentro: “Tenemos que encontrar la dirección correcta”
Su primera reunión en persona desde que Biden asumiera el cargo hace ya casi dos años, su encuentro ha durado alrededor de tres horas. Lo cierto es que la tensión entre Estados Unidos y China, que comenzó con el mandatario republicano, Donald Trump, no ha descendido. Son muchas las diferencias entre las dos superpotencias.

Todas las cámaras recogieron el apretón de manos, el saludo entre Xi Jinping y Biden en el lujoso hotel de Bali.

“Como líderes de nuestras dos naciones, compartimos la responsabilidad, en mi opinión, de demostrar que China y Estados Unidos pueden gestionar nuestras diferencias, evitar que la competencia se convierta en algo cercano al conflicto y encontrar formas de trabajar juntos en cuestiones globales urgentes que requieren nuestra cooperación mutua”, indicó Biden para abrir la reunión, según recoge la agencia AP.

Asimismo, Biden reafirmó a Xi el respeto de su Gobierno al statu quo de Taiwán y expresó su rechazo a las acciones “coercitivas y cada vez más agresivas” de Pekín hacia la isla.

Poco después, los medios chinos titularon sus informaciones con la respuesta de Xi a Biden. Según la prensa oficial china, el presidente Xi ha advertido a Biden que Taiwán “es la primera línea roja” que EE UU no debe cruzar.

“Taiwán forma parte de los intereses centrales de China y son la base de las relaciones políticas entre China y Estados Unidos. Esta es la primera línea roja que no se debe cruzar. Cualquiera que busque separar a Taiwán de China estará violando los intereses fundamentales de China y el pueblo chino jamás lo permitirá. Esperamos ver paz y estabilidad en el estrecho de Taiwán, pero la paz y la ‘independencia’ de Taiwán son irreconciliables”, aseveró Xi.

Biden ha puntualizado que Estados Unidos “se opone a cualquier cambio del ‘statu quo’ en la zona” y ha recordado que el mundo espera que se mantengan la “paz y estabilidad” en el estrecho de Taiwán. Además, ha asegurado que “resolverá los casos de aquellos ciudadanos estadounidenses que han sido detenidos injustamente en suelo chino”.

Por su parte, Xi ha indicado a Biden que espera que Estados Unidos haga “honor a su promesa” de no apoyar una eventual independencia de la isla.

Entre otros temas, los líderes hablaron de la guerra en Ucrania y Corea del Norte, según la Casa Blanca, que aseguró que Biden trató con Xi el tema de los derechos humanos en China.

Biden, que ha admitido que Washington seguirá compitiendo con Pekín en materia comercial, ha señalado que “esta competitividad no debe nunca rebasar los límites y llevar a las partes a un conflicto”, informa Europa Press.

Los dos líderes han abordado, además, la importancia de “lograr el desarrollo de principios que permitan avanzar en objetivos comunes” de cara al futuro. “China y Estados Unidos deben trabajar juntos para hacer frente a los desafíos transnacionales, como el cambio climático, la estabilidad macroeconómica, la seguridad en materia sanitaria y la alimentación”, se puede leer en el comunicado de la Casa Blanca.

Los presidentes han acordado impulsar la comunicación entre las partes a pesar de que Biden ha alertado nuevamente de la situación de los Derechos Humanos en zonas como Xinjiang, Hong Kong o el Tíbet.

En lo que sí han coincidido es en que nunca “debería librarse” una guerra nuclear, en una clara alusión a Rusia, que amenaza a Ucrania con el uso de armas nucleares.

No obstante, las partes han reiterado su compromiso con la no proliferación de armas nucleares y han destacado que “no debe producirse jamás una guerra nuclear”, al tiempo que ha anunciado que el secretario de Estado del país norteamericano, Antony Blinken, viajará a China para dar continuidad a las conversaciones.