México. 14 de noviembre del 2022.- En al menos 44 ciudades del país, miles de personas salieron el domingo para manifestar su respaldo al Instituto Nacional Electoral (INE) y en contra de la reforma electoral que plantea el presidente Andrés Manuel López Obrador.

De norte a sur se repitió la misma consigna en pancartas y voz de los manifestantes: “El INE no se toca”, y a partir de esa idea numerosas variaciones, las cuales eran “Con el INE, no”, “Arriba la democracia, el INE no se toca”, y “Yo sí defiendo al INE”.

Los manifestantes se contaron por miles en algunas de las principales ciudades del país, como Toluca, Morelos, Culiacán, Guadalajara, Puebla, Saltillo, Chihuahua, Aguascalientes, Xalapa, Hermosillo, Guanajuato, Querétaro y Cancún.

En otros estados la convocatoria fue menor, pero hubo también presencia. En Guerrero se reportó la marcha de unas 300 personas en el puerto de Acapulco; en Baja California marcharon unas mil personas en Tijuana, otras mil en Mexicali, y unas 100 en Ensenada.

El contingente más grande, fuera de la Ciudad de México, se observó en Monterrey, donde más de 25 mil personas, de acuerdo con Protección Civil de Nuevo León, marcharon por las calles del centro de la ciudad y culminaron con un mitin en la Explanada de los Héroes, frente al Palacio de Gobierno.

En Guadalajara, desde las 10:00 horas, más de cinco mil personas -según estimaciones de la Unidad de Protección Civil municipal-, comenzaron a congregarse en torno a las instalaciones del INE en esta ciudad, donde se montó un pequeño estrado para la realización de un mitin.

Los asistentes exigieron a los legisladores federales que demuestren su fidelidad al país y no al presidente, pues aseguraron, con estas reformas está en peligro la democracia.

Criticaron el argumento de que el INE es caro y señalaron que son más caros el autoritarismo y la demagogia; además calcularon que con lo que se ha gastado en el Tren Maya y en la refinería de Dos Bocas, proyectos insignia de la administración estatal, se podrían solventar los gastos del INE por casi 30 años.

Personas mayores fueron las que predominaron entre los participantes.

Sostuvieron que los legisladores deben de escuchar la voz del pueblo; dijeron que se buscará un diálogo con diputados federales.

La reforma actualmente enfrenta un polémico proceso.

El presidente, aliados y miembros de Morena descalificaron las manifestaciones y se mantuvieron firmes en el proceso de reforma electoral.