México, 26 de septiembre.- El presidente Enrique Peña Nieto dio esta noche un mensaje a la nación, con motivo de los desastres naturales que han ocurrido este mes en el país.

Dijo que ha sido testigo del compromiso y la entrega de decenas de miles de voluntarios, especialmente jóvenes, que auxilian incondicionalmente a quien lo requiere, como brigadistas dando apoyo en centros de acopio o compartiendo información en las redes sociales.

“Hoy, la unidad de todos los mexicanos está presente y debe continuar para compartir palabras de aliento y para abrazar a quienes necesitan apoyo y compañía.

“Seguiremos demostrando que somos un pueblo que no se rinde frente a la adversidad y que está listo para salir adelante”, dijo.

A continuación, el mensaje completo:

 

Mexicanas y mexicanos.

Este mes, la naturaleza puso a prueba la fortaleza de México.

El 1 de septiembre, la tormenta tropical Lidia azotó Baja California Sur; una semana después, 11 entidades sufrieron el terremoto de mayor intensidad que se tenga registrado en nuestro territorio, y que devastó muchas comunidades de Chiapas y Oaxaca.

El 19 de septiembre, otro terremoto de gran magnitud golpeó el centro del país, con grandes consecuencias en la Ciudad de México y en los estados de México, Puebla y Morelos.

En el transcurso de estas semanas, lamentablemente más de 400 personas perdieron la vida y cerca de 190 mil inmuebles sufrieron graves daños o fueron destruidos a causa de esos desastres.

A pesar de estos dolorosos acontecimientos, México está unido y de pie.

Frente a las emergencias se volcó la generosidad de los mexicanos a favor de los mexicanos.

Gobierno y sociedad estamos apoyando a la población damnificada gracias a la solidez de nuestras instituciones y a la solidaridad de nuestra gente.

En mis recorridos por las entidades que sufrieron daños, he sido testigo del compromiso y la entrega de decenas de miles de voluntarios, especialmente jóvenes, que auxilian incondicionalmente a quien lo requiere, como brigadistas dando apoyo en centros de acopio o compartiendo información en las redes sociales .

También he visto a las y los mexicanos que laboran en el gobierno de la República en los estados y en los municipios dar lo mejor de sí en la primera línea de atención a la población afectada.

Mas de 90 mil servidores públicos federales se han movilizado en los 300 municipios o delegaciones políticas de las entidades afectadas, apoyando a quienes más lo necesitan.

Codo con codo, las 24 horas del día, soldados, marinos, policías, médicos, enfermeras y funcionarios han trabajado al lado de brigadistas y voluntarios de la sociedad civil para superar la adversidad.

A todos ellos, voluntarios y servidores públicos, mi gratitud, admiración y respeto .

Valoro también el generoso esfuerzo del sector privado para apoyar a los mexicanos en situación de desastre.

De igual manera, agradezco la solidaridad y el afecto de naciones amigas y organismos internaciones. Los mexicanos recordaremos su apoyo.

Continuaremos con las operaciones de búsqueda y de rescate; y donde ya es posible, entramos en la fase de reconstrucción.

En los estados, apoyaremos directamente a las familias con recursos y materiales para reparar los daños parciales o para la construcción de una nueva vivienda.

También, se otorgarán apoyos para reactivar las actividades económicas en las localidades afectadas.

En la capital del país, vamos a agilizar y facilitar el cobro de los seguros de daños. Además, junto con el gobierno de la Ciudad de México y el sector financiero, respaldaremos a la población afectada con créditos especiales en condiciones favorables para reponer o reparar viviendas dañadas.

Junto a esto, el Infonavit y el Fovissste, ofrecerán créditos accesibles para sus derechohabientes afectados por el sismo.

Sé que muchos tienen miedo y angustia, les digo que habremos de poner especial cuidado en las tareas de protección a la población.

Así lo estamos haciendo en las escuelas y centros de trabajo de las zonas afectadas.

Mi máxima prioridad es velar por tu vida y la de tu familia.

Hoy, la unidad de todos los mexicanos está presente y debe continuar para compartir palabras de aliento y para abrazar a quienes necesitan apoyo y compañía.

Seguiremos demostrando que somos un pueblo que no se rinde frente a la adversidad y que está listo para salir adelante.

Muchas gracias.