Xalapa, Ver.- Con el objetivo de fomentar la autoexploración mamaria y detección temprana de cáncer de mama, especialistas del Sistema de Atención Integral a la Salud de la Universidad Veracruzana (SAISUV) ofrecieron una plática y taller a la comunidad académica y estudiantil de la Unidad de Ciencias de la Salud.

La actividad se llevó a cabo en el Aula Magna y representó la última sesión de la Jornada de Sensibilización para la Detección Oportuna del Cáncer de Mama “Tócate y conoce sin miedo”, promovida por el SAISUV, misma que recorrió varias entidades académicas de esta casa de estudios.

En el marco del Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Mama, que se conmemora el 19 de octubre a iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para promover el acceso a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos, Evangelina Montes Villaseñor y Elba Miriam Báez Sánchez abordaron varios aspectos de este padecimiento considerado un problema de salud pública.

Montes Villaseñor, médica epidemióloga del SAISUV, señaló que uno de los principales desafíos sanitarios en el mundo tiene que ver con el incremento importante y progresivo de la incidencia de la enfermedad en mujeres en edad fértil, entre los 25 y 45 años.

Asimismo, el costo de la atención oscila entre uno y tres millones de pesos, de acuerdo al estadio del padecimiento cuyo determinante social es la muerte materna dejando en la orfandad a sus hijos, “eso tiene un impacto social muy alto”.

El cáncer de mama no es un problema exclusivo de un sector de la población, razón por la que se deben generar programas de prevención para detectar el padecimiento en una etapa temprana, dijo.

“El SAISUV sale de manera itinerante para que ustedes vean, valoren y tengan presente la detección oportuna de cáncer de mama”.

Dio a conocer que hay muchas variantes de la enfermedad, pero las dos más importantes son: el carcinoma ductal, que deriva de los conductos mamarios y que afecta al 90% de la población femenina; y el lobulillar, procedente de las glándulas productoras de la leche.

Este último impacta en el 5% de mujeres; no obstante, alrededor de cinco de 100 cánceres de mama tienen origen hereditario.

En las familias predispuestas, el cáncer de mama aparece en mujeres más jóvenes y puede asociarse a otros cánceres como el de ovario. “En la tercera generación la enfermedad es más agresiva”.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el cáncer de mama fue el de mayor incidencia en 2020, con 2.3 millones de casos nuevos, es decir, 11.7 del total diagnosticados a nivel mundial.

Aunque es más frecuente en mujeres, también se presenta en el 2% de la población masculina. “En unos 10 años, seis de cada 10 mexicanos morirán de cáncer, y no sólo por el de mama”.

Lamentablemente, también influyen ciertos factores de riesgo que inciden en el incremento de casos tales como: consumo de harinas, azúcares, sales, tabaco y alcohol, sobrepeso, obesidad, antecedentes familiares, reprimirse emocionalmente, alimentación inadecuada, sedentarismo, no haber tenido hijos o no haber lactado, entre otros.

De ahí que deban cambiarse hábitos alimenticios y conductas de riesgo para no formar parte de las estadísticas.

Destacó que las mujeres a quienes se les detecta este mal en un estadio 4, donde ya hay lesiones metastásicas, tienen una expectativa de vida de un año y medio. “La mejor manera para trabajar la patología de cáncer de mama es en el estadio 1”, recomendó.

Por su parte, Elba Miriam Báez, académica e instructora de Enfermería Especializada en Consultorio de Ginecología y Obstetricia en el SAISUV, impartió un taller práctico en donde explicó las técnicas de autoexploración tanto física como visual para identificar señales y signos de alarma como: alguna protuberancia, bolita, enrojecimiento, cambio en la coloración de la areola, etcétera.

Con información de Universo