México. 10 d enero del 2024.-El agua embotellada contiene cientos de miles de pequeños trozos de plástico, sugiere un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos. La nueva técnica microscópica se centra en el mundo mal explorado de los nanoplásticos, que puede pasar a la sangre, las células y el cerebro, señalan los autores.
El nuevo estudio utiliza una técnica llamada microscopía de dispersión Raman estimulada, que fue coinventada por el coautor del estudio, Wei Min, un biofísico de Columbia. Esto implica sondear muestras con dos láseres simultáneos que se sintonizan para hacer que las moléculas específicas resuenen.
Apuntando a siete plásticos comunes, los investigadores crearon un algoritmo basado en datos para interpretar los resultados. “Una cosa es detectar, pero otra es saber lo que estás detectando”, dijo Min.

Los investigadores probaron tres marcas populares de agua embotellada que se venden en Estados Unidos (se negaron a nombrar cuáles), analizando partículas de plástico de hasta solo 100 nanómetros de tamaño. Vieron entre 110,000 y 370,000 fragmentos de plástico en cada litro, el 90 por ciento de los cuales eran nanoplásticos. El resto eran microplásticos. También determinaron cuál de los siete plásticos específicos eran, y trazaron sus formas, cualidades que podrían ser valiosas en la investigación biomédica.
Uno común era el tereftalato de polietileno o PET. Esto no fue sorprendente, ya que de eso están hechas muchas botellas de agua. “Probablemente se mete en el agua a medida que los trozos se desprenden cuando la botella se aprieta o se expone al calor”, indica el estudio.AdChoicesPUBLICIDAD
Sin embargo, el PET fue superado en número por la poliamida, un tipo de nailon. Irónicamente, dijo el coautor del estudio, Beizhan Yan, eso probablemente proviene de filtros de plástico utilizados para supuestamente purificar el agua antes de ser embotellada. Otros plásticos comunes que los investigadores encontraron: poliestireno, cloruro de polivinilo y metacrilato de polimetilo, todos utilizados en varios procesos industriales.

 

Si todos son nanoplásticos, eso significa que podrían ser decenas de millones por litro. Pero podrían ser casi cualquier cosa, “indicando la complicada composición de las partículas dentro de la muestra de agua aparentemente simple”, escriben los autores. “La existencia común de la materia orgánica natural ciertamente requiere una distinción prudente”.
El estudio indica que “en los últimos años, ha habido una creciente preocupación de que las pequeñas partículas conocidas como microplásticos estén apareciendo básicamente en todas partes de la Tierra, desde el hielo polar hasta el suelo, el agua potable y los alimentos.

“Formadas cuando los plásticos se descomponen en trozos progresivamente más pequeños, estas partículas están siendo consumidas por los humanos y otras criaturas. Los efectos potenciales para la salud y el ecosistema aún son desconocidos. En el caso del agua embotellada, se ha demostrado que contiene decenas de miles de fragmentos identificables en cada contenedor”.

EL PLÁSTICO DEL AGUA EMBOTELLA PUEDE LLEGAR A LOS PULMONES Y OTROS ÓRGANOS
Por primera vez, los científicos contaron e identificaron estas pequeñas partículas en agua embotellada. Descubrieron que, en promedio, un litro contenía unos 240,000 fragmentos de plástico detectables, de 10 a 100 veces más que las estimaciones anteriores, que se basaban principalmente en tamaños más grandes. El estudio acaba de publicarse en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los nanoplásticos son tan pequeños que, a diferencia de los microplásticos, pueden pasar a través de los intestinos y los pulmones directamente al torrente sanguíneo y viajar desde allí a los órganos, incluidos el corazón y el cerebro. Pueden invadir células individuales y cruzar a través de la placenta hasta los cuerpos de los bebés por nacer. Los científicos médicos están compitiendo para estudiar los posibles efectos en una amplia variedad de sistemas biológicos.
“Anteriormente, esta era solo una zona oscura, inexplorada. Los estudios de toxicidad solo estaban adivinando lo que hay allí”, dijo el coautor del estudio Beizhan Yan, químico ambiental del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Escuela de Clima de Columbia. “Esto abre una ventana en la que podemos mirar a un mundo que no nos había expuesto antes”.

LOS NANOPLÁSTICOS
La producción mundial de plástico se acerca a los 400 millones de toneladas métricas al año. Más de 30 millones de toneladas se vierten anualmente en agua o en tierra, y muchos productos hechos con plásticos, incluidos los textiles sintéticos, arrojan partículas mientras todavía están en uso, indican los expertos.
A diferencia de la materia orgánica natural, la mayoría de los plásticos no se descomponen en sustancias relativamente benignas; simplemente se dividen y redistribuyen en partículas cada vez más pequeñas de la misma composición química. Más allá de las moléculas individuales, no hay un límite teórico en lo pequeñas que pueden llegar a ser.
Los microplásticos se definen como fragmentos que van desde 5 milímetros (menos de un cuarto de pulgada) hasta 1 micrómetro, que es 1 millonésima parte de metro, o 1/25.000 de pulgada. (Un cabello humano tiene unos 70 micrómetros de ancho). Los nanoplásticos, que son partículas por debajo de 1 micrómetro, se miden en milmillonésitas de un metro.
Los plásticos en el agua embotellada se convirtieron en un problema público en gran parte después de que un estudio de 2018 detectara un promedio de 325 partículas por litro. Los estudios posteriores multiplicaron ese número muchas veces. Los científicos sospechaban que había incluso más de lo que habían contado, pero las buenas estimaciones se detuvieron en tamaños por debajo de 1 micrómetro, el límite del nanomundo.