México. 28 de septiembre del 2021.- Una nueva vacuna desarrollada por científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) llegó a revolucionar al sector salud. Se trata del fármaco que protege contra la infección viral transmitida por el mosquito Aedes, conocida como fiebre de Chikungunya.

Los científicos a cargo del liderazgo del Doctor Arturo Reyes Sandoval, director general del IPN, lograron concluir con éxito las pruebas en humanos para desarrollar la vacuna ‘ChAdOx1 Chik”.

El desarrollo de este fármaco fue publicado en la revista Nature Communicationsy reconocida por sus propios editores como una de las 50 publicaciones más importantes en el área de microbiología y enfermedades infecciosas, ya que esta es una de las cuatro vacunas líderes que han llegado a probarse en humanos a nivel mundial.

¿Cómo se desarrolló la vacuna contra el Chikungunya?
El doctor Reyes Sandoval detalló a través de un comunicado que el desarrollo de la vacuna se basó en el adenovirus ChAdOx1, el cual expide una proteína del virus SARS-CoV-2, misma que ha sido efectiva contra el Covid-19.

Este adenovirus ha sido utilizado también por las farmacéuticas Oxford y Astrazeneca.

Reyes Sandoval abundó que el adenovirus pasó por etapas de ingeniería genética para poder expresar un cassette de hasta cinco proteínas y así lograr una respuesta inmune contra gran parte del virus causante de la fiebre de Chikungunya.

Para obtener el resultado se aplicó la inyección a un grupo de 24 voluntarios sanos de entre 18 y 51 años de edad. Sus resultados arrojaron que 100% de los participantes manifestaron la presencia de anticuerpos contra el virus Chikungunya, independientemente de la dosis utilizada.

Lo anterior le permitió a los científicos investigadores prever que aún con dosis muy bajas, la vacuna permitirá al cuerpo desarrollar niveles de protección adecuados para la fiebre del Chikungunya.

Los participantes en la investigación se encargaron de medir la capacidad de los sueros de las personas vacunadas para neutralizar el virus de la fiebre de Chikungunya mediante ensayos que cuantifican la capacidad de neutralizar el virus y así impedir que penetre en su célula objetivo, lo que provocaría el desarrollo de la enfermedad.

Los resultados indicaron que, aún con dosis bajas del fármaco, 100% de los voluntarios indujeron altos niveles de neutralización del virus, mismos que prevén se mantengan en niveles altos por los próximos seis meses en que fue administrada la dosis.

La fiebre de Chikungunya, al igual que su similar del Zika y Dengue, es una enfermedad transmitida por el mosquito Aedes el cual circula por gran parte del territorio mexicano, específicamente en la zonas calientes y húmedas del país.