CDMX. 06 de diciembre del 2019.-La teniente del Servicio de Sanidad Naval de la Secretaría de Marina (Semar) Adriana Ortiz Trujillo está convencida de que a través de la educación y del conocimiento las mujeres pueden seguir ganando espacios para competir al mismo nivel con todas las personas.

Con 27 años de edad, es la primera médico cirujano naval que estudiará la maestría en Medicina Aeroespacial en la prestigiosa Universidad King’s College de Londres, Reino Unido, a partir de septiembre próximo.

Con esfuerzo, dedicación y pasión por la medicina, la teniente obtuvo la beca Chevening que otorga cada año el Reino Unido a líderes y futuros tomadores de decisiones del mundo para estudiar una especialidad en diferentes áreas como ciencias, medicina, economía y comunicación.

Ortiz Trujillo, originaria de Coatzacoalcos, Veracruz, es uno de los 50 mexicanos que fueron becados este año por el gobierno británico, entre los más de 50 mil que compitieron por el apoyo académico financiado por la cancillería británica.

Adicionalmente, la Secretaría de Educación Pública (SEP) otorgó una beca a la médica militar.

“Es un orgullo como mexicana, primeramente. Es un orgullo también como militar y, bueno, como mujer, siempre hemos tenido una manera clara y evidente de poder continuar ganando espacios, a través del conocimiento y la educación, y poder competir al mismo nivel que todas las personas, porque la Marina lo que nos inculca son los valores de honor, deber, lealtad y patriotismo, todo eso te hace querer y dar por tu país, y con conocimiento es mucho mejor”.

Visiblemente emocionada, la teniente destaca que es el primer año que son más mujeres que hombres mexicanos que obtuvieron la beca que se otorga en México y que este 2019 celebra su 35 aniversario.

“Es el primer año que se da este evento y con un gran compromiso porque en México nada más somos dos médicos los que obtuvimos una beca. No hay como tal un límite, solamente son becas a los más destacados, pero de medicina solamente somos dos becarios”, comenta la teniente de la Marina Armada de México.

Ataviada con su uniforme militar, Adriana Ortiz explica que la Medicina Aeroespacial es un área que se dedica a velar por la salud de los pilotos, para que puedan desempeñar su trabajo en óptimas condiciones.

Una vez que concluya la maestría, que durará un año, la teniente se propone trabajar en criterios y protocolos rigurosos de selección de los futuros pilotos de la Armada de México.

“Como es un ambiente diferente tenemos que seleccionar al personal capacitado para poder aclimatarse a estos cambios de manera progresiva sin que pierdan su estado de salud.

“Asimismo, una vez que algún piloto tiene una patología, porque se les da un seguimiento, [es necesario] diagnosticar de manera oportuna el mejor tratamiento, el más eficaz, y poder restaurarlos al cien por ciento en el menor tiempo posible para poder seguir con las misiones de vuelo”, indica.

Cuenta que sus pilares para interesarse en la medicina aeroespacial fueron la Escuela Médico Naval, que es la única en México que tiene la materia de Medicina Aeroespacial, y un curso de medicina táctica que tomó en el Fuerte Benning, en Estados Unidos.

“La segunda parte es que en la Escuela Médico Naval tenemos la oportunidad de desarrollar proyectos de investigación y artículos de revisión. Yo tuve la oportunidad de publicar uno con el doctor Raúl Carrillo; él es el fundador de la Asociación Mexicana de la Medicina del Espacio en México, fue una gran oportunidad”, afirma.

Para la teniente Adriana Ortiz hay mucha oportunidad en la medicina aeroespacial, por lo que invitó a los jóvenes a explorar esta rama . “Es muy variada, es muy diversa y hay mucho que hacer en esta área”, considera.

“[Existe] mucha oportunidad de trabajo, no solamente del sector militar, sino también del civil. Hay mucho potencial, lo único es que hay que buscar las oportunidades y hay que ganárselas, pero oportunidades hay en el país, sólo hay que estar pendientes de cuándo hay convocatorias y qué se requiere”, refiere.

En sus nueve años de médico cirujano naval, Ortiz Trujillo ha sido catedrática en la Escuela Médico Naval, donde impartió la materia de Medicina Táctica y estuvo en Puerto Progreso, Yucatán, brindando atención en operaciones de búsqueda y rescate.