Estados Unidos. 04 de febrero del 2021.-En Estados Unidos, investigadores en el Congreso detectaron “niveles peligrosos de metales pesados tóxicos” en algunos alimentos para bebés que podrían causar daño neurológico, de acuerdo a un reporte emitido por una subcomisión de la Cámara de Representantes.

El panel examinó alimentos para bebés elaborados por Nurture Inc, Hain Celestial Group Inc, Beech-Nut Nutrition y Gerber, según anunció, y añadió que está “gravemente preocupado” de que compañías como Walmart Inc, Campbell Soup Co y Sprout Organic Foods se rehusaran a cooperar con la investigación.

El reporte señaló que los estándares internos de compañías “permiten niveles peligrosos de metales pesados tóxicos y documentos revelaron que los fabricantes a menudo vendieron alimentos que excedían esos niveles”.

En ese sentido, se pidió a los reguladores estadounidenses fijar niveles máximos de metales pesados permitidos en los alimentos para bebés y ordenar a los fabricantes que realicen pruebas a sus productos finales en busca de dichos metales, y que no solo examinen los ingredientes.

El reporte de alimentos para bebés en EU
El representante Raja Krishnamoorthi, un demócrata que preside el panel que elaboró el reporte, mencionó que se supo que “estas compañías vendieron a sabiendas alimentos de bebés que contenían altos niveles de metales pesados. Es tiempo de que desarrollemos estándares mucho mejores por el bienestar de las futuras generaciones”.

Por su parte, un portavoz de la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) señaló que la agencia estaba examinando la investigación.

La agencia señaló que elementos tóxicos están presentes en el medio ambiente y entran al suministro de alimentos a través del suelo, el agua o el aire. “Debido a que no se pueden eliminar por completo, nuestro objetivo es reducir la exposición a elementos tóxicos en los alimentos en la mayor medida posible”, señaló la FDA.

Campbell dijo, en un comunicado en su sitio web, que sus productos son seguros y citó la ausencia de un estándar actual de la FDA sobre metales pesados ​​en alimentos para bebés. La compañía mencionó que pensaba había “colaborado en su totalidad” en el estudio con investigadores del Congreso.

Por su parte, Walmart contestó que presentó información al subcomité en febrero de 2020 y nunca recibió consultas posteriores.

El gigante minorista requiere que los proveedores de productos de marca privada cumplan con sus propias especificaciones internas, “lo que implica en el caso de alimentos para bebés y niños que los niveles deben cumplir o estar bajo los límites establecidos por la FDA”.