México. 09 de febrero del 2022.- Productos de la canasta básica como el limón, pollo, papa y otros tubérculos, plátano y aguacate continuaron al alza durante enero de este año, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Lo anterior, a pesar de que la inflación general anual continuó con su descenso al ubicarse en 7.07 por ciento, enero de 2022, luego de que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó una variación de 0.59 por ciento respecto al mes anterior.

Así, los productos que más incidieron en el alza de los precios al consumidor fueron el limón con 68.77 por ciento, de las gasolinas de bajo octanaje con 1.68, loncherías, fondas, torterías y taquerías con 1.61, pollo con 4.44, papa y otros tubérculos con 15.49 por ciento. Además de la carne de res con un aumento de 1.98 por ciento, plátanos con 12.07 y aguacate con 11.45 por ciento.

De hecho, los precios de los productos agropecuarios subieron 0.14 por ciento en el mes, pero de manera anualizada registran un incremento de 15.32 por ciento.

Asimismo, en el primer mes de este año, el índice de precios subyacente registró un incremento de 0.62 por ciento mensual y de 6.21 por ciento, superando el 6 por ciento por primera vez desde octubre 2001, lo que evidencia que persisten las presiones inflacionarias.

Al interior del índice subyacente, a tasa mensual, los precios de las mercancías se elevaron 0.99 por ciento y los de los servicios 0.19 por ciento.

Mientras que el índice de precios no subyacente aumentó 0.52 por ciento a tasa mensual y 9.68 por ciento a tasa anual. Dentro de este índice, además del aumento de los precios agropecuarios de 0.14 por ciento mensual, también se observaron en los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno con un 0.83 por ciento a tasa mensual.

Respecto a los precios genérico con menor incidencia en los precios al consumidor en enero destacaron: el jitomate con menos 32.69 por ciento, transporte aéreo con menos 38.98, servicios turísticos en paquete con menos 16.30, tomate verde con menos 26.45 y chile serrano con menos 26.79 por ciento.

También se observaron disminuciones en el gas doméstico LP con menos 1.22 por ciento, otros chiles frescos con menos 17.83, lechuga y col con menos 6.59 y frijol con 1.56 por ciento.

El Inegi además detalló que en los estado donde se observaron las mayores alzas en precios fueron Michoacán con 1.15 por ciento, Campeche con 0.98, Oaxaca con 0.90, Hidalgo con 0.87 y Tabasco con 0.74 por ciento.

Mientras que las entidades federativas con menor variación en precios fueron Tlaxcala con 0.23 por ciento, Quintana Roo con 0.37, Querétaro con 0.37, Veracruz con 0.43 y Nayarit con 0.43 por ciento.

Por ciudades, las de mayor incidencia en los precios fueron Jacona, Michoacán, con 1.48 por ciento; Atlacomulco, Estado de México, con 1.05; Mexicali, Baja california, con 1.01; Coatzacoalcos, Veracruz, con 1.00; y Campeche, Campeche con 0.98 por ciento.

Las ciudades con menores variaciones en sus precios se ubicaron Tlaxcala, Tlaxcala, con 0.23 por ciento; Córdoba, Veracruz, con 0.25; Toluca, Estado de México, con 0.26; Cancún, Quintana Roo, con 0.28; y Zacatecas, Zacatecas, con 0.34 por ciento.

El Instituto también detalló que en la primera y segunda quincena de enero de 2022, el INPC registró niveles de 117.770 y 118.234, respectivamente. Esto implicó un crecimiento quincenal de 0.39 por ciento.

Por último, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo tuvo un incremento de 0.76 por ciento mensual y de 7.67 por ciento anual. En el mismo periodo de 2021, las cifras correspondientes fueron de 1.17 y 4.12 por ciento, en ese orden.

A decir de Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Grupo Financiero Base, a enero la inflación subyacente lleva 14 meses consecutivos con incrementos, algo no visto desde el periodo de noviembre 1994 a diciembre 1995. En ese periodo la inflación subyacente mostró un promedio de 30.53 por ciento anual.

Se estima que al menos durante el primer trimestre la inflación general anual de México seguirá encima del 6 por ciento, pues las presiones provienen principalmente del exterior ante las disrupciones en las cadenas de suministro, alzas en precios de energéticos y escasez de productos.

Además, a nivel local la gran entrada de remesas pudiera estar ocasionando un incremento del circulante y con eso provocando presiones inflacionarias.

También se prevé que la inflación empiece a ceder de manera significativa en el último trimestre del año, si el problema de disrupciones en la cadena de suministro empieza a resolverse y si la liquidez global empieza a disminuir, agregó.

Con información de El Heraldo