México. 30 de abril del 2021.-En la Ciudad de México una mujer podrá abortar legalmente hasta las 20 semanas cuando haya sido víctima de violación, sin ser necesario que presente una denuncia formal ante las autoridades correspondientes por lo que solo bastará su dicho; este nuevo ordenamiento fue aprobado por el Congreso de local en las reformas a la nueva la Ley de Salud capitalina.

La nueva Ley de Salud de la Ciudad de México establece que los médicos de los Centro de Salud capitalinos estarán obligados a practicar la interrupción del embarazo a una mujer que afirme haber sido víctima de violación.

Con 45 votos a favor y 12 en contra, el pleno del Congreso local aprobó el dictamen en medio de un intenso debate.

De acuerdo a algunos medios de comunicación, el mayor debate ocurrió cuando se discutió la norma que establecía pasar de 12 a 20 semanas la interrupción del embarazo de una mujer, siempre y cuando haya sido consecuencia de una violación, como lo marca el artículo 6, fracción XXV, que fue una de las reservas que presentaron Lobo Román y el panista Christian von Roehrich.

En un comunicado difundido por el Congreso de la Ciudad de México se informó que para contribuir a brindar servicios de salud universales, gratuitos y de calidad a la población de la capital, se aprobó el dictamen por el que se abroga la Ley de Salud del Distrito Federal y se expide la Ley de Salud de la Ciudad de México.

La diputada Lourdes Paz Reyes (Morena) expuso que al dictamen se incorporaron más de 70 iniciativas presentadas por legisladoras y legisladores de los diferentes grupos parlamentarios y por la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo.

Entre las aportaciones de esta nueva ley, se plantea que la capital tenga un sistema de vigilancia epidemiológica, un laboratorio de salud pública y un modelo de atención denominado ‘Salud en tu vida’.

“La Ciudad de México será la primera entidad en tomar cartas en el asunto respecto a la protección de las personas ante emergencias sanitarias, y será la primera de muchas otras que adecuará su sistema de salud para cumplir con los objetivos del Instituto de Salud para el Bienestar”, explicó la legisladora Paz Reyes, presidenta de la Comisión de Salud en este órgano legislativo.

Agregó que una de las premisas es prestar de manera gratuita servicios de salud y asegurar el suministro de medicamentos para la atención a las personas sin seguridad social.

“Esta nueva ley sienta las bases para una transformación de los servicios de salud. Su finalidad será que toda persona cuente con un sistema que garantice el acceso al servicio de manera gratuita, universal, equitativa y con perspectiva de género”, acotó.

En contra de la propuesta, la diputada América Rangel Lorenzana (PAN), consideró que en este dictamen prevalece la iniciativa enviada por la Jefa de Gobierno de la capital. “Esta propuesta está fuera de tiempo”, aseguró.