Coahuila. 03 de noviembre del 2020.-
El gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, informó que su administración analiza emitir un decreto para prohibir las fiestas privadas para evitar la propagación del COVID-19.

Informó que solicitó a la Secretaría de Gobierno del Estado analizar si se lleva a cabo esta medida para contener el riesgo por un posible rebrote y advirtió: “vamos a tomar decisiones contundentes que nos permitan controlar a tiempo esta nueva ola de contagios”.

Durante la sesión del Subcomité de Salud para la Atención del COVID se presentaron nuevos acuerdos para evitar el alza de contagios, entre las que destacó limitar el servicio de restaurantes a las 23:59 horas, así como evitar el acceso a la población a fiestas.

“Vamos a evitar las reuniones privadas en casas particulares. De momento no hay ley seca, vamos a determinar poco a poco qué va a suceder en La Laguna”, aseveró respecto a la región más afectada por el virus y en la que se reportan 35 mil 319 casos acumulados.

“Exhortamos a la ciudadanía a tomar con mayor seriedad la corresponsabilidad que nos compete, para evitar el cierre de actividades y sectores económicos importantes”, destacó el gobernador, quien en reiteradas ocasiones ha reconocido que no toda la población está atendiendo las recomendaciones sanitarias, pues en algunas zonas, como en fraccionamientos, se permite la convivencia masiva.

Por lo que llamó a crear consciencia, pues de lo contrario se podría provocar el cierre de sectores económicos que ya reabrieron en la nueva normalidad.

Cabe destacar que en días pasados autoridades de todas las entidades llamaron a reforzar las medidas sanitarias e incluso cerraron panteones para evitar aglomeraciones con motivo del Día de Muertos; sin embargo, en varios puntos se detectaron fiestas de Halloween y otros eventos.