En Nueva York, México pidió el respaldo nternacional al proyecto de resolución que junto con Francia impulsa para resolver el conflicto armado en Ucrania, que hoy ha afectado a más de 12 millones de personas, entre ellos 3.5 millones que han buscado refugio en otros países, 90 por ciento de esta cifra mujeres y menores de edad, además de un millón de desplazados internos.

Al hacer uso de la palabra durante la reanudación del debate como parte de la 11ª Sesión Especial de Emergencia de la Asamblea General, el embajador Juan Ramón de la Fuente advirtió que detener la incursión militar de Rusia y brindar ayuda humanitaria deben ser, en este momento, la prioridad de todas las naciones agrupadas en la ONU.

“Esa debe ser una prioridad ineludible de cualquier resolución humanitaria, el cese de las hostilidades y, sin embargo, no todos los estados miembros de la ONU parecen estar de acuerdo con ello, tampoco todos quieren que se mencione que se ha violentado el artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas sobre la prohibición de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial y la independencia política de los estados.

“Ambas son premisas fundamentales para detener la crisis humanitaria en Ucrania y esa esa la razón por la que estamos aquí reunidos”

Frente a los señalamientos del representante de Rusia que acusó que el proyecto es de carácter político sin tomar en cuenta las razones de su gobierno de emprender un operativo militar, el representante mexicano afirmó que la propuesta es “meramente humanitaria” y cuenta ya con el respaldo de 88 de los 193 países representados en la ONU.

“A estas alturas quién duda que el impacto directo de este conflicto será global y se hará sentir con mayor claridad y cada vez más afectando a todos no solo en lo inmediato sino en el largo plazo, es por ello que la respuesta debe estar a la altura de las necesidades”.

El embajador De la Fuente reiteró que México ha sido y seguirá siendo vigilante del cumplimiento del derecho internacional y defensor de que la asistencia humanitaria en tiempos de conflictos bélicos no sea rehén de consideraciones políticas.

“Honremos todos el espíritu de la ONU, honremos el deber de preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra en todos los rincones del planeta. Esta iniciativa humanitaria de la comunidad internacional es lo mínimo que merece el pueblo ucraniano y deberá refrendar en los hechos lo que las Naciones Unidas pueden y deben hacer ante el sufrimiento de cualquier nación asediada por conflictos armados”.

El diplomático mexicano sostuvo que este proyecto de resolución es resultado de un esfuerzo colectivo enfocado en los aspectos humanitarios de la crisis y que retoma visiones diversas de países de los cinco grupos regionales de las Naciones Unidas.