México. 26 de enero del 2024.-Autoridades han detectado la operación de drones por parte de cárteles mexicanos para realizar actividades ilícitas, para esto los utilizan
Autoridades han detectado la operación de drones por parte de cárteles mexicanos para realizar actividades ilícitas, para esto los utilizan

La operación de drones a manos de la delincuencia organizada se ha convertido en un instrumento para cometer ataques contra población civil y corporaciones policiacas.

De un avance tecnológico para realizar labores de reconocimiento aéreo ha pasado a formar parte de las herramientas utilizadas por bandas dedicadas al trasiego de droga, tráfico de armas, secuestro y extorsión.

Norberto Valle Valladares, especialista en Seguridad Nacional por el Instituto Nacional de Ciencias Penales, explica que, ante la falta de regulación de estos dispositivos aéreos, las organizaciones delictivas como el Cartel Jalisco Nueva Generación, La Familia Michoacana y el Cártel de Sinaloa han adoptado el uso de drones como instrumentos delictivos.

Estos drones o aeronaves no tripuladas, se han utilizado como mecanismos para transportar sustancias, narcóticos y droga principalmente; además de armas, cartuchos y cargadores. Más recientemente los han comenzado a usar como sicarios virtuales y como halcones.

De acuerdo con un documento de inteligencia del Instituto de Investigaciones Estratégicas de la Armada de México, el uso de drones para uso delictivo se ha incrementado debido a la facilidad con la que grupos criminales tienen acceso a esos dispositivos.

En el documento se lee que los drones sirven “no solo para recolectar inteligencia sino que también han sido equipados con armas y dispersores de químicos, incluso para el ataque directo con explosivos”.

En el 2022 se registraron en México 232 agresiones con el uso de los llamados “narco drones”. De enero a septiembre de 2023 fueron 209 los ataques en los que se identificó alguno de estos dispositivos aéreos.

“Creo que el uso de drones para fines delictivos comienza a verse cada vez más acentuado con organizaciones como el Cártel Jalisco Nueva Generación o la llamada Familia Michoacana, con la forma en la que atacan y contraatacan lo mismo a corporaciones policiacas que a grupos delictivos contrarios”, asegura Francisco Rivas, director del Observatorio Ciudadano.

La línea de fuego por el control de territorio entre el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), La Familia Michoacana y grupos delictivos de Guerrero, ha detonado el uso de drones explosivos en esa franja del pacifico.

El aumento de ataques con el uso de esos dispositivos aéreos abrió el debate sobre su regulación, incluso para que sean incluidos en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, así como para definir penas ejemplares para quienes los utilicen como armas letales.

“Los drones no son consideradas en este momento como armas, sino como objetos o aeronaves no tripuladas. Es necesario incluirlos en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, para que sean registrados, controlados en su venta”, afirmo Norberto Valle, especialista del INACIPE.