México. 07 de julio del 2023.
Por una imprudencia, por actuar de manera visceral, por no arntes de hacer las cosas.

 

¿Cuántas vidas no han cambiado por tomar una mala decisión en momentos importantísimos? ¿Cuántas cosas no han tenido un rumbo diferente al que teníamos pensado? Quizá esta historia te recuerde un poco ese tipo de situaciones, aunque en una escala mucho mayor y más grave.

 

“El príncipe que nunca reinó”, un documental que Netflix estrenó esta semana, es una de esas historias que debes ver por lo menos una vez en tu vida pues nos muestra como moraleja que siempre debemos pensar dos veces las cosas, antes de tomar una decisión que pueda cambiar de manera radical nuestras vidas.


Esta historia que ya puedes ver en Netflix, cuenta cómo le cambió la vida a Víctor Manuel de Saboya, el último heredero al trono de Italia, y el crimen por el que fue acusado… ¿Cómo que crimen? Exacto, nosotros también nos impactamos.

Víctor Manuel de Saboya, hijo de Umberto II, el último rey de Italia, no llegó a reinar porque la noche del 18 de agosto de 1978, disparó dos tiros después de que alguien le robara su bote inflable.

¿Qué pasó? Una de las balas alcanzó a Dirk Hamer, un joven de 19 años que se encontraba durmiendo en una embarcación cercana y que muriera tres meses más tarde.

Con el paso del tiempo, la familia del príncipe fue desapareciendo pruebas y amenazando testigos, por lo que fue absuelto por un tribunal francés a principios de los 90.

La familia de Hamer, sin embargo, no se quedó con los brazos cruzados y reclamaron justicia durante muchos años, por su muerte.

El príncipe que nunca reinó existió y su historia tuvo un giro que nadie esperaba.

Víctor Manuel Saboya, posteriormente, fue encarcelado por otro delito y ahí cambió la historia. El príncipe fue grabado al momento en que le decía a sus compañeros de prisión, cómo había burlado a los jueces franceses tras reconocer que disparó accidentalmente a Hamer.

“Debo decir que les he engañado. Es realmente increíble: veinte testigos, muchos de ellos importantes personalidades. Pero yo estaba seguro de que habría ganado. Yo disparé un tiro así y otro tiro más abajo, pero el proyectil fue en esta dirección y le dio en la pierna, atravesando la barca”, relató Saboya.

El documental ya está listo para que lo veas en Netflix, checa qué pasa con “El príncipe que nunca reinó” y nos dices si crees lo mismo que nosotros: tener poder definitivamente es parte de la corrupción en todo el mundo.