Reino Unido 19 de julio del 2022.- Las temperaturas récord no se quedan solo en el sur de Europa. Alemania, Bélgica y el Reino Unido afrontan calor extremo. De hecho, Reino Unido ha registrado un récord histórico de más de 40°C, anunció la agencia meteorológica británica Met Office en medio de la ola de calor que azota a Europa Occidental. “Por primera vez superamos los 40 °C en el Reino Unido”, en el aeropuerto de Heathrow en el oeste de Londres, indicó Met Office. El récord anterior de calor que databa de 2019 había sido batido unas horas antes, con 39,1 °C en el sur de Londres.

Ya el pasado domingo, el Reino Unido activó la alerta roja por primera vez en su historia debido a las altas temperaturas, aunque desde la Oficina Meteorológica avisaron de que el verdadero récord ocurriría este martes, cuando se calcula que los termómetros alcanzarán los 43 grados en algunas partes del país.

En el sur, que hasta ahora ha sido el territorio más afectado, Francia vivió el lunes la “jornada más calurosa” de la actual ola, hecho que provocó varios récords de temperatura en localidades del oeste como Brest con 39,3º o Nantes con 42º, según indicó el servicio meteorológico Météo-France. Mientras, en España y Portugal, los bomberos continúan luchando contra los incendios forestales que arrasan miles de hectáreas.

Esta ola de calor es la segunda registrada en menos de un mes en Europa. Para los científicos, la continuidad de estos fenómenos es consecuencia directa del cambio climático.

Alemania se prepara
Este martes, la ola de calor llegará al oeste de Alemania, donde los servicios meteorológicos prevén temperaturas de hasta 40 grados a lo largo del día. El Servicio Alemán de Meteorología (DWD) ha pronosticado que en algunas regiones del oeste se superará las anterior marca récord, establecida en 39,2 grados. Asimismo, el calor se extenderá a continuación hacia el sur alemán, donde se espera que alcance algunas regiones del este, incluido Berlín, el miércoles.

El máximo absoluto en Alemania se registró en julio en 2019 en Duisburg, uno de los núcleos urbanos del oeste del país, cuando se alcanzaron los 41,2 grados. Las autoridades del país han llamado a la población de estas regiones a tener la máxima prudencia ante esta nueva ola de calor extremo.

Museos abiertos para afrontar el calor
En Bélgica también están sumidos en la ola de calor que se propaga por Europa, con temperaturas que pueden alcanzar hasta los 40 grados en algunos puntos del país. El Gobierno ha tomado algunas medidas para apaciguar los efectos de las altas temperaturas: algunos trenes dejarán de funcionar y comercios, como carnicerías o panaderías, cerraran antes y otros, como las floristerías, no abrirán.

El Gobierno belga también ha anunciado que los museos federales van a abrir sus puertas gratuitamente a las personas mayores de 65 años y para sus acompañantes durante estos días para que puedan afrontar las altas temperaturas en espacios climatizados. Es una de las medidas extraordinarias con las que las autoridades tratan de afrontar la ola de calor que este lunes alanzó al país y cuyo pico se espera este martes, con temperaturas que pueden alcanzar hasta los 40 grados, según el Real Instituto Meteorológico, que activó la alerta naranja el lunes.

“La misión principal de nuestros grandes museos es, obviamente, mostrar una colección. Pero también son instituciones abiertas a la sociedad y al servicio de la población”, señaló el secretario de Estado de Política Científica, Thomas Dermine, quien defendió que esos espacios estén “plenamente disponibles para las personas vulnerables en caso de fenómenos meteorológicos extremos”.

La región de Flandes aplicó este este lunes un código naranja en todas sus reservas naturales debido a la persistencia del calor y la sequedad, informó la Agencia Flamenca para la Naturaleza y los Bosques en su página web. “Está muy seco y el riesgo de incendio es muy alto, por lo que está prohibido fumar y hacer fuego en las reservas naturales y zonas forestales”, advirtió la agencia, que también recomienda no dejar a los niños sin vigilancia.

Aunque las temperaturas altas son poco habituales en el país, Bélgica ha tenido semanas particularmente calurosas los últimos veranos, hasta el punto que en 2019 se activó por primera vez la alerta roja, en un año en que se superaron los 40 grados. También en 2020 se activó ese nivel de riesgo.