Estados Unidos. 20 de enero del 2021.-La histórica investidura de Joe Biden no pudo ser más emotiva, a la par de los discursos y el fervor con el que asume su mandato este 20 de enero tras tomar juramento, el apoyo que ha recibido el nuevo presidente de Estados Unidos ha sido primordial. Desde el inicio de su campaña camino a la presidencia, importantes figuras de todos los ámbitos dieron el visto bueno al político, una de ellas Lady Gaga, quien fue la encargada de enaltecer el inicio de la relevante ceremonia con su interpretación del himno nacional de aquella nación, un motivo de gran orgullo para la cantante, que horas antes enviaba un mensaje de esperanza a su país desde el Capitolio tras haber arribado a Washington D.C., en donde realizó algunos ensayos previos.

En un suceso sin precedentes, y tras la lectura de la invocación por parte del sacerdote Leo O’Donovan, así como del juramento a la bandera, Lady Gaga tomó el micrófono para interpretar las estrofas del himno nacional estadounidense acompañada por la banda de la Infantería de Marina. Para esta ocasión tan especial, la cantante lució un imponente vestido de alta costura de Schiaparelli, a cargo del diseñador Daniel Roseberry, este conformado por una enorme falda de seda en color rojo, al cual añadió un estilizado saco en tono azul marino. Así mismo, la intérprete llevó el cabello recogido en una trenza, complementando con accesorios dorados, entre ellos un llamativo broche de paloma de la paz, resaltando así el simbolismo de su atuendo que sin duda será recordado de ahora en adelante. Este detalle tiene su fundamento en el ferviente deseo que previamente manifestó la cantante, y en el que hacía un llamado para que esta transición ocurriera como un “día de paz” para todos los estadounidenses. De ahí la importancia de hacer este accesorio un elemento imprescindible, y que resaltó sobre su pecho desde el primer instante en que hizo su aparición frente a las cámaras.

Cabe destacar que tras finalizar su participación en el acto, la cantante recibió todas las ovaciones, esta vez de un número reducido de asistentes debido a las condiciones sanitarias que prevalecen. Entre los ausentes estuvo nada más y nada menos que el ex presidente Donald Trump, mientras que Mike Pence hizo acto de presencia para la tranferencia de mando de la vicepresidencia con Kamala Harris.

Con toda puntualidad, la cantante arribó horas antes de la investidura a Washington D.C., en donde a la par de realizar los ensayos para su presentación, aprovechó para enviar un mensaje de aliento a todos los estadounidenses la tarde del 19 de enero. Fue así como a través de sus palabras, la intérprete se mostró sensible en medio de una compleja situación política y social, aunque sin perder las esperanzas de un mejor futuro en todos los sentidos. “Rezo para que mañana sea un día de paz para todos los estadounidenses. Un día de amor, no de odio. Un día para la aceptación, no el miedo. Un día para soñar con nuestra alegría futura como país. Un sueño que no es violento, un sueño que brinda seguridad a nuestras almas. Amor, desde el Capitolio”, escribió en sus redes sociales, ilustrando su dedicatoria con una fotografía desde las entrañas del Capitolio.

Desde el inicio de la campaña de Biden, Lady Gaga puso en alto su bandera demócrata al apoyar de manera pública al candidato, quien siempre se mantuvo firme en su postura política, en pro de trabajar por dar a su nación un nuevo giro.

De esta manera, Estados Unidos escribe las páginas de un nuevo comienzo, una investidura en la que la música fue parte primordial del evento, con la participación de otras estrellas como Jennifer Lopez, quien de manera puntal aterrizó horas antes en la capital para dar lo mejor de sí sobre el escenario.