La ministra de Salud de España, Calorina Darias, informó que el país pondrá fin el uso obligatorio de cubrebocas al aire libre desde el 15 de febrero, siendo una medida instaurada en diciembre en plena escalada de contagios del covid-19, gracias a la actual mejora de los indicadores sanitarios.

«El próximo martes llevaremos al Consejo de Ministros el Real Decreto en virtud del cual eliminaremos la obligatoriedad del uso de la mascarilla en exterior», señaló Darias a la radio Cadena SER.

Un día antes, el lunes, el tema será discutido y previsiblemente aprobado en el Consejo Interterritorial, un ente que incluye al gobierno y a representantes de las regiones, que en España son competentes en materia de salud pública, detalló la ministra.

A pocos días de Navidad, el gobierno reinstauró la obligatoriedad de portar cubrebocas al aire libre ante la subida de los contagios, impulsada por la variante ómicron, más contagiosa.

«Dijimos que (la medida) iba a ser por el tiempo estrictamente necesario, hasta que los indicadores, como está constatándose, aconsejaran una medida distinta», dijo Darias.
«Hace ya varias semanas vemos como día a día todos y cada uno de los indicadores van mejorando», prosiguió la ministra.
La variante ómicron multiplicó los casos como no lo había hecho ninguna, pero no produjo tantas muertes ni hospitalizaciones, lo que ha llevado a varias regiones en España a suavizar las restricciones instauradas en diciembre en plena sexta ola del covid-19.

Pocos países del mundo apostaron por imponer cubrebocas en exteriores, y muchos no obligan a llevarla en esas circunstancias cuando se respetan distancias de seguridad.

En España se impuso por primera vez a partir de los seis años en mayo de 2020, en plena primera ola, y se levantó gracias a la mejora de la situación el 26 de junio pasado, siempre que hubiera una distancia de 1.5 metros entre dos personas.

España, que tiene cerca del 91 por ciento de su población mayor de 12 años vacunada, ha registrado desde el comienzo de la pandemia más de un millón de casos y 94 mil fallecidos.